Cuidado y Manejo Básico: Hospitalización de las Tortugas Marinas

Introducción

Las tortugas marinas, junto con otras tortugas acuáticas y terrestres, son parte del orden Testudines. Hay siete especies de tortugas marinas vivas, incluyendo la tortuga plana (Natator depressus), la tortuga verde (Chelonia mydas), la tortuga carey (Eretmochelys imbricata), la tortuga lora (Lepidochelys kempii), la tortuga golfina (Lepidochelys olivacea), la tortuga laúd (Dermochelys coriacea) y la tortuga boba (Caretta caretta) (Bowen and Karl 2007) (Figura 1).

Las tortugas marinas se encuentran en todos los océanos del mundo, excepto en el océano Ártico

Figura 1. Las tortugas marinas se encuentran en todos los océanos del mundo, excepto en el océano Ártico. Foto proporcionada por dbaist5 [CC-BY-2.0 (http://creativecommons.org/ licenses/by/2.0/] vía Flickr Creative Commons. Haga clic en la imagen para ampliar.

Manteniendo a la tortuga fuera del agua

Las tortugas marinas enfermas o heridas a menudo son sacadas del agua y son colocadas sobre en una superficie acolchada. El relleno de espuma que se utiliza para hacer los asientos de los barcos, puede ser útil para reducir el riesgo de desarrollar úlceras por presión. La tortuga puede mantenerse húmeda inicialmente al rociarla con agua regularmente. Si se mantiene fuera del agua durante un período prolongado, la vaselina, los lubricantes a base de agua o el ungüento de vitamina A & D puede ser aplicado a la piel. Una opción alternativa es rociar la tortuga con agua de temperatura controlada (Figura 2).

Las tortugas que se encuentran demasiado débiles para estar dentro del agua, son sacadas (a la derecha) y son colocadas en tanques con agua poco profunda o en una cama de agua

Figura 2. Las tortugas que se encuentran demasiado débiles para estar dentro del agua, son sacadas (a la derecha) y son colocadas en tanques con agua poco profunda o en una cama de agua. A la izquierda, se muestra una cama de agua con un sistema de riego. Foto proporcionada por Terry Norton. Haga clic en la imagen para ampliar.

Tanques de rehabilitación

Las tortugas marinas requieren de tanques con superficies no abrasivas. Los tanques de fibra de vidrio circulares u ovales funcionan bien. Cuando se utiliza agua recirculada, se requiere de filtración, así como el flujo continuo y el control de la temperatura del agua y la salinidad. El sistema entero de soporte de vida debe estar fuera del tanque (Figura 3), ya que las tortugas marinas pueden destruir e ingerir sus partes. Los recintos al aire libre con luz solar directa e indirecta o con iluminación de espectro completo con un fotoperíodo natural, también son beneficiosos. Se recomienda tener tanques de cuarentena para las tortugas recién llegadas.

Una cama de agua con una ducha y recirculación de agua caliente, se puede utilizar para mantener a las tortugas marinas que no pueden ser colocadas en el agua

Figura 3. Una cama de agua con una ducha y recirculación de agua caliente, se puede utilizar para mantener a las tortugas marinas que no pueden ser colocadas en el agua. Foto proporcionada por el Dr. Terry Norton en el Mote Marine Laboratory. Haga clic en la imagen para ampliar.

La buena calidad del agua es una parte esencial del cuidado de las tortugas marinas para su rehabilitación. El agua es proporcionada a las tortugas marinas a través de sistemas cerrados, semiabiertos o abiertos.

  • Un sistema cerrado utiliza agua salada artificial que es filtrada y se reutiliza continuamente.
  • Un sistema abierto o de flujo extrae agua natural del mar. El agua pasa una sola vez a través de cada uno de los tanques antes de volver a su fuente original. La filtración o el tratamiento de aguas residuales puede o no puede ser utilizado.
    Una tasa de rotación de 3 a 6 reemplazos totales del volumen de agua cada 24 horas es esencial.
  • Un sistema semiabierto extrae agua del océano, pero utiliza filtración y recirculación del agua o agua estacionaria que se cambia todos los días.

Los niveles de agua en los tanques de rehabilitación deben ser ajustables para acomodar a las tortugas con diversos grados de debilitamiento (Figura 4). Como todos los reptiles, las tortugas marinas son poiquilotermos y por lo tanto todas sus funciones corporales dependen del calor externo. La temperatura del agua debe mantenerse más caliente (26.5ºC o 80ºF) para las tortugas recién llegadas y las tortugas críticamente enfermas para mejorar la función inmune. En regiones con temperaturas de agua más frías, se debe disminuir lentamente la temperatura del agua a 23ºC (75ºF) a medida que la condición de la tortuga mejora. Antes de la liberación, aclimate a la tortuga a las temperaturas oceánicas actuales.

Los niveles de agua en los tanques de rehabilitación deben ser ajustables

Figura 4. Los niveles de agua en los tanques de rehabilitación deben ser ajustables. Foto proporcionada por Terry Norton.

En las tortugas aturdidas por el frío, la temperatura ambiental o del agua se debe encontrar justo por encima de la temperatura del paciente a su llegada, aproximadamente 3ºC (5ºF). Cambios significativos en el pH de la sangre y los electrolitos se producen con los cambios de temperatura corporal central, por lo tanto, los cambios graduales son importantes para disminuir el estrés fisiológico. Aumente diariamente la temperatura del agua en pequeños incrementos hasta alcanzar la temperatura central del cuerpo.

Resumen

Las tortugas marinas enfermas al ser presentadas, se encuentran a menudo demasiado débiles para ser alojadas en el agua. Por lo contrario, estos pacientes se deben mantener en una superficie acolchada o una cama de agua. Si el periodo por fuera del agua es prolongado, la piel debe ser protegida con el rocío de agua de temperatura controlada o la aplicación de pomada tópica o lubricante. Una vez que la tortuga se encuentra lo suficientemente fuerte para ser transferida a un tanque, es imperativo mantener una buena calidad del agua.

**Inicia sesión para ver las referencias**

Referencias