Evaluando el Estado de Hidratación de las Aves

Introducción

El estado de hidratación es una medida del contenido de fluido intersticial (Hackett 2009). La evaluación clínica del estado de hidratación puede ser un reto en el paciente aviar.

 

Deshidratación

Los parámetros del examen físico que se utilizan para evaluar la hidratación son esencialmente los mismos en las aves y los mamíferos.

  • Se observa una reducción de la elasticidad o una disminución en la turgencia de la piel con la deshidratación. Sin embargo, la piel normal del ave es relativamente inelástica y la evaluación de la turgencia de la piel no es tan sencilla como en los mamíferos. Para valorar la turgencia de la piel de las aves, hale la piel en la superficie dorsal del pie o levante el párpado superior. En los pacientes con deshidratación severa, la piel no retorna a su lugar. La turgencia de la piel es también difícil de evaluar en los pacientes caquécticos u obesos.
  • Las membranas mucosas orales deben estar húmedas, sin embargo, lamucosa oral tendrá una apariencia seca o pegajosa con la deshidratación grave. Una secreción mucosa gruesa también puede ser visible dentro de la orofaringe.
  • Los ojos hundidos también se pueden observar con la deshidratación profunda (10%).
  • Debido a que los cambios a diario en el peso corporal reflejan el balance de fluidos, la pérdida de peso refleja la deshidratación. Obtener el peso corporal diariamente utilizando una pesa gramera, es la forma más objetiva de monitorear el estado de hidratación (Figura 1).
Conure on scale perch

Figura 1. La forma más objetiva de monitorear el estado de hidratación es obteniendo el peso corporal diariamente. Haga clic en la imagen para ampliar.

  • Las aves tienen la capacidad de absorber cantidades significativas de agua ureteral en el colon y el ciego, por lo tanto, la deshidratación puede conducir a cambios en la apariencia de los excrementos. Por supuesto la apariencia normal de los excrementos varía con la especie. Desde relativamente secos en el periquito australiano xerófilo, hasta voluminosos y húmedos en los nectarívoros como los loris.

Los parámetros de perfusión como la turgencia y el llenado de la vena basílica (normalmente se llena en menos de 1 segundo), el color de las mucosas, el tiempo de llenado capilar y la frecuencia cardíaca son una medida del volumen intravascular (Figura 2). La perfusión vascular es un índice relacionado pero separado del líquido intersticial y la hidratación. Por lo tanto, estos parámetros deben medirse por separado.

Basilic vein arrow


Figura 2. Utilice la turgencia y el llenado de la vena basílica (flecha) para evaluar la perfusión vascular. Imagen proporcionada por la Dra. Lauren Powers.Haga clic en la imagen para ampliar.

Debido a que la deshidratación puede ser difícil de identificar en el examen físico del ave, las pruebas de laboratorio son un método muy valioso para confirmar las sospechas sobre el estado de hidratación del paciente.

  • La hemoconcentración o el incremento en el volumen de células empaquetadas y los niveles de proteína total son consistentes con la deshidratación.
  • Las elevaciones en los niveles de nitrógeno ureico en sangre(BUN) son también un indicador sensible de la deshidratación. Aunque BUN, tiene poco valor en el diagnóstico de la enfermedad renal ,en la mayoría de las aves, hasta un 99% de BUN se somete a la reabsorción tubular en el ave deshidratada. Por lo tanto, los niveles se elevan de insignificantes a 3-6 mg/dL.Nota: Un diferencial importante para un BUN elevado es el período postprandial en los carnívoros saludables como las aves rapaces y los pingüinos.
  • La excreción de ácido úrico es en gran medida, independiente del flujo de orina y por lo tanto no se ve afectada por cambios moderados en la filtración glomerular. Las elevaciones en ácido úrico (hasta 20 mg/dL) se pueden observar con la deshidratación severa.
  • La gravedad específica de la orina no es un parámetro muy útil en las aves, porque la capacidad de las aves para concentrar la orina es limitada. La gravedad específica de la orina puede variar de 1.005 a 1.020 g/mL, pero es muy variable entre las especies.
  • La osmolalidad plasmática también puede ayudar a confirmar la deshidratación. La comparación de los valores de osmolalidad en los mamíferos y en los valores reportados en las aves, sugiere que la osmolalidad del plasma es ligeramente mayor en los loros que en los mamíferos (Beaufrère 2011).
Recuadro 1. Niveles de osmolalidad plasmática calculados utilizando el método robusto (Beaufrère 2011)
EspecieOsmolalidad (mOsm/kg)
 IntervaloPromedioDesviación estándar
Loro gris africano228-3243067
Cotorra de la Española308-3453277
Guacamayo de frente roja223-36930418

Reposición de fluidos

Cuando se requiere de fluidos isotónicos, los fluidos con una osmolaridad cerca de los 300-320 mOsm/L como el Normosol-R, Plasmalyte-R, Plasmalyte-A y NaCl 0.9%, se pueden recomendar para los loros que los necesitan. (Beaufrère 2011).

Resumen

Aunque los parámetros utilizados para evaluar la hidratación son esencialmente los mismos en las aves y los mamíferos, la evaluación clínica del estado de hidratación puede ser un reto en el paciente aviar debido a las diferencias anatómicas y fisiológicas. La piel normal del ave es relativamente inelástica. Hale de la piel en la superficie dorsal del pie o el párpado superior para evaluar la turgencia de la piel. Debido a que las aves tienen la capacidad de absorber cantidades significativas de agua ureteral en el colon y ciego, la apariencia de los excrementos también puede cambiar con la deshidratación. Utilice la base de datos mínima (hematocrito, nitrógeno ureico en sangre, osmolalidad plasmática) para confirmar la deshidratación en el paciente clínico.

Referencias