Anatomía y Fisiología de las Palomas: 15 Datos Importantes

Qué son los Columbiformes?

Las palomas pertenecen al orden Columbiformes y la familia Columbidae. Las colúmbidas varían en tamaño, desde la tórtola diamante (Geopelia cuneata) de 50 gramos hasta la paloma coronada occidental (género Goura) de 1,300 gramos (Figura 1) (Hooimeijer y Dorrestein 1997). La paloma doméstica o casera (Columba livia) es el ancestro común de todas las palomas domésticas. La esperanza de vida varía mucho entre las especies de aves colúmbidas y va desde los 3 a los 15+ años. Cuando la depredación natural no es una preocupación, las palomas domésticas pueden vivir de 20 a 30 años (Pigeon Control Resource Centre 2009). A pesar de la diversidad de la familia Columbidae, hay algunas características anatómicas y fisiológicas que son compartidas por varias especies y LafeberVet las ha resumido a continuación:

 La pequeña tórtola diamante es un miembro de la familia Columbidae, la cual es una familia increíblemente diversa

Figura 1. La pequeña tórtola diamante (Geopelia cuneata) es un miembro de la familia Columbidae, la cual es una familia increíblemente diversa. Crédito de la foto: Leonardo Dasilva vía Flickr Creative Commons.

Tracto gastrointestinal

1. Buche largo y bilobulado

Muchos aspectos del tracto gastrointestinal de las colúmbidas son únicos, sin embargo, una de las peculiaridades más conocidas es el buche. Los miembros del orden Columbiformes poseen un buche grande, bien desarrollado y bilobulado (Figura 2). De hecho un problema común observado en la fauna silvestre lesionada, es la ruptura del buche distendido cuando un ave juvenil se cae o es empujada del nido.

El buche grande en este pichón de paloma torcaz está delineado por las flechas

Figura 2. El buche grande en este pichón de paloma torcaz (Columba palumbus) está delineado por las flechas. Crédito de la foto: 8012805099 vía Wikimedia Commons. Haga clic en la imagen para ampliar.

2. Leche de buche

En las palomas reproductoras activas, el aumento de los niveles de prolactina estimula el comportamiento de cría (o reproducción) y la secreción de leche de buche. Tanto en las hembras como en los machos, la mucosa se vuelve bastante congestionada. La leche de buche consiste en células descamadas y llenas de líquido que recubren la pared del buche. La superficie serosa del buche parece como si estuviese cubierta por arroz cocido y no se debe confundir con una condición patológica (De Herdt y Pasmans 2009).

La producción de leche de buche comienza 2 semanas (o varios días) antes de la eclosión de los pichones y termina cuando estos alcanzan los 10-16 días de edad (Hooimeijer y Dorrestein 1997). Aunque la mayoría de las aves satisfacen las necesidades de proteínas de sus crías con insectos, las palomas alimentan a sus crías recién eclosionadas la leche de buche. La leche de buche es rica en proteínas, inmunoglobulina A y grasa, pero es baja en carbohidratos. De hecho, los pichones criados a mano pueden sufrir obstrucciones gastrointestinales fatales cuando son alimentados con carbohidratos complejos que no son capaces de digerir. La leche de buche es todo lo que los pichones reciben de sus padres durante la primera semana de vida (Video 1). Después de 5 a 10 días, los padres regurgitan semillas, granos o frutas al pichón.

Video 1. Todos los pichones reciben leche de buche de sus padres durante la primera semana de vida.

 

3. Ciego vestigial

Las colúmbidas poseen ciegos que son muy pequeños o vestigiales (McLelland 1989).

4. Ventrículo especializado en palomas frugívoras

En algunas palomas frugívoras (Ducula spp.) la capa cuticular protectora o protéica que recubre el ventrículo o molleja, posee filas de proyecciones cónicas duras y prominentes, que son utilizadas para aplastar las frutas duras. Las modificaciones del ventrículo más avanzadas se encuentran en la paloma de Nicobar (Caloenas nicobarica) en la que una piedra ventricular o “nicobar” permite a estas aves comer nueces de cáscara dura (Figura 3). Además de ser cazada para ser alimento y ser atrapada para el mercado local de mascotas, la paloma de Nicobar también es cazada por su piedra ventricular que se utiliza en la joyería.

Copas proteícas y piedra del ventrículo (derecha) de la paloma de Nicobar

Figura 3. Copas proteícas y piedra del ventrículo (derecha) de la paloma de Nicobar (Caloenas nicobarica). Crédito de la foto: Wildlife Disease Laboratories, San Diego Zoo Global; cortesía del Dr. Bruce Rideout. Haga clic en la imagen para ampliar.

5. Succión

Aunque la mayoría de las aves beben sumergiendo su pico en agua y luego alzando su cabeza hacia atrás para pasar el agua, muchas palomas pueden sumergir sus picos y beben por medio de la aspiración usando sus picos como popotes o pitillos (Figura 4) (Pigeon Control Resource Centre 2009).

A diferencia de la mayoría de las aves, las colúmbidas beben sumergiendo el pico

Figura 4. A diferencia de la mayoría de las aves, las colúmbidas beben sumergiendo el pico. Crédito de la foto: Pete Birkinshaw vía Flickr Creative Commons. Haga clic en la imagen para ampliar..

Liver

6. Vesícula biliar

Al igual que muchos miembros de la clase Aves, la mayoría de las palomas no tienen una vesícula biliar, aunque la bilis es producida en abundancia (De Herdt y Pasmans 2015). Por lo tanto es normal observar a las aves anoréxicas producir excrementos verdes que contienen bilis pero poca materia fecal.

Aunque la mayoría de las palomas carecen de una vesícula biliar, todas las palomas frugívoras (géneros Ptilinopus, Lopholaimus, Carpophaga, Ducula, Gymnophaps) que han sido estudiadas, poseen esta estructura. Las palomas frugívoras se describen generalmente como un grupo distinto de las otras colúmbidas y la presencia de una vesícula biliar en las palomas frugívoras puede ser una característica importante para la clasificación taxonómica (Hageyet al 1994, Garrod 1874).

7. Actividad de las enzimas hepáticas

Gran parte de la investigación llevada a cabo sobre las enzimas hepáticas en los pacientes aviares proviene del trabajo realizado en palomas (Lumeij et al 1988). Aunque no es un componente estándar del panel de bioquímica sanguínea aviar, el glutamato deshidrogenasa (GLDH) es el indicador más específico de necrosis hepática severa en las palomas de carreras. El aumento de las actividades de GLDH en el plasma es probablemente visto solamente en la fase aguda del daño celular hepático severo. El lactato deshidrogenasa (LDH) y el aspartato aminotransferasa (AST) parecen ser los indicadores más sensibles del daño celular hepático, sin embargo, se encontró que el LDH es un mal indicador de daño hepático a pesar de sus concentraciones relativamente altas en los tejidos, probablemente debido a su rápida tasa de desaparición del plasma (Lumeij 1988 et al, Lumeij 1988 et al).

Sistema cardiovascular

8. Plexo vascular

Las palomas poseen una red compleja de vasos subcutáneos en la piel que recubren el cuello, llamada plexus venosus intracutaneous collaris. Este plexo vascular se extiende desde la cabeza hasta el buche, tanto en los machos como en las hembras. Dorsalmente, el plexo se divide en partes izquierda y derecha separadas por un espacio de 1 mm en el plano medio. La dilatación de este plexo se utiliza para la exhibición sexual y territorial. El plexo también ayuda a regular la circulación y la temperatura corporal (Hooimeijer y Dorrestein 1997).

El lector interesado puede consultar la Figura 44.1 en AvianMedicine.net para ver un molde de la vasculatura que incluye el plexo.

Normalmente, los colombófilos aplican las inyecciones subcutáneas en las palomas de carreras en el tercio distal o la base del cuello. Sin embargo, la presencia de este extenso plexo vascular significa que las inyecciones administradas durante un clima caliente o los comportamientos de exhibición pueden dar lugar a una hemorragia fatal (Hooimeijer y Dorrestein 1997).

Sistema integumentario

9. Plumón

Hay varias características únicas del plumaje de las colúmbidas. El plumón está ausente o es escaso en las colúmbidas, sin embargo el polvo fino o polvo de las plumas polvorientas juega un papel importante en el mantenimiento de la condición del plumaje. La producción de polvo es bastante alta en algunas palomas (Hooimeijer y Dorrestein 1997). La exposición frecuente a las proteínas que se encuentran en estas plumas provoca la hipersensibilidad en los seres humanos susceptibles. Esta reacción de hipersensibilidad se produce hasta en un 10% de los colombófilos y aparece por primera vez como un resfriado persistente que progresa a una neumonitis alérgica, también conocida como “el pulmón del colombófilo” o “enfermedad del criador de palomas” (Tudor 1991).

 

10. Muda causada por el miedo

Cuando son atacadas o asustadas, cualquier especie de ave es capaz de dejar caer sus plumas en una “muda causada por el miedo”, sin embargo, las palomas son particularmente eficientes a esta adaptación contra los depredadores. Las palomas huilotas (Zenaida macroura) adultas tienen la capacidad de mudar repentinamente sus plumas dejando a un depredador con la boca llena de plumas mientras que se escapan. Si esto ocurre con una paloma silvestre cuando el veterinario la está manejando, la liberación debe ser retrasada hasta que se produzca el crecimiento de nuevas plumas. Por esta razón, se debe tener cuidado al manejar palomas silvestres y estas aves se deben manipular lo menos que sea posible.

Las palomas mudan todas las plumas al menos una vez al año. La muda se completa normalmente en 3 a 6 meses (Tudor 1991).

11. Ausencia de la glándula uropígea

La glándula uropígea o de acicalamiento está ausente en la mayoría de las palomas. En la clase Aves hay una relación entre la ausencia de la glándula uropígea y la producción de polvo y en las colúmbidas existe una correlación entre la alta producción de polvo y una disminución del tamaño de la glándula uropígea.

Sistema músculo-esquelético

12. Quilla larga

Las palomas son voladores fuertes ya que poseen una quilla o carina larga para la inserción de los músculos de vuelo (Figura 5). Estos músculos de vuelo pueden constituir hasta el 44% del peso corporal de las aves y permiten a las colúmbidas mostrar excelentes capacidades de vuelo y maniobra (Camfield 2004).

usculatura pectoral extensa (flecha) que recubre la quilla o carina del esternón en la última paloma migratoria, 'Martha'

Figura 5. Musculatura pectoral extensa (flecha) que recubre la quilla o carina del esternón en la última paloma migratoria, ‘Martha’. Crédito de la foto: RW Schufeldt vía Wikimedia Commons. Haga clic en la imagen para ampliar..

Esta característica del sistema musculo-esquelético también afecta el examen físico. La quilla de la colúmbidas es tan larga que es particularmente difícil palpar el celoma, porque el espacio es muy pequeño (Figura 6).

En esta paloma anestesiada, una pequeña bola de algodón cubre todo el espacio disponible para la palpación del celoma, entre la parte inferior del esternón (flecha roja) y la pelvis (flecha azul)

Figura 6. En esta paloma anestesiada, una pequeña bola de algodón cubre todo el espacio disponible para la palpación del celoma, entre la parte inferior del esternón (flecha roja) y la pelvis (flecha azul). Crédito de foto: Dra. Christal Pollock. Haga clic en la imagen para ampliar..

U=Sistema urogenital

13. Fundamentos de la reproducción de la paloma

Todos los columbiformes son monógamos y se aparean de por vida. Las palomas pueden reproducirse durante todo el año, con la temporada alta de cría durante los meses de primavera y verano. Las hembras suelen producir dos huevos que son incubados por ambos padres durante 17-19 días. Los polluelos abandonan el nido aproximadamente a los 30 días de edad. Las aves alcanzan la madurez sexual o la pubertad a los 6 meses de edad (Tudor 1991).

14. Monomorfismo sexual

Las colúmbidas generalmente carecen de dimorfismo sexual, sin embargo, los colombófilos experimentados a veces pueden distinguir los machos de las hembras utilizando señales físicas y de comportamiento sutiles. Los machos tienden a tener un pico, buche, barbillas y “cera del ojo” más grandes (Figura 7).

Paloma dragón con grandes barbillas (flecha grande) alrededor del pico. La piel carnosa alrededor del ojo es a veces llamada la

Figura 7. Paloma dragón con grandes barbillas (flecha grande) alrededor del pico. La piel carnosa alrededor del ojo es a veces llamada la “cera del ojo” (flecha pequeña) por los colombófilos. Foto proporcionada por Bodlina vía Wikimedia Commons. Haga clic en la imagen para ampliar...

La cabeza del macho también tiende a ser más grande y más redonda, con un cuello más grueso. Durante el cortejo, el macho se desplaza en círculos completos, mientras que vocaliza (arrullo) en voz alta y con insistencia (Video 2).

Video 2. Danza de cortejo de la paloma

 

15. Indicadores de enfermedad renal

Las palomas también se han utilizado como un modelo de laboratorio para la enfermedad renal (Wimsatt et al 2009, Marshall et al 2003, Lumeij 1987) y gran parte de nuestra comprensión básica de los marcadores de enfermedad renal aviar se basa en el trabajo en las palomas de carreras (Lumeij 1987). Gracias a este trabajo, sabemos que el ácido úrico, el nitrógeno ureico en sangre (BUN) y la creatinina son marcadores insensibles de la enfermedad renal (Wimsatt et al 2009, Lumeij 1987). Sin embargo, las palomas privadas de agua durante 3 días mostraron un aumento de 6.5 a 15.3 veces en BUN, un aumento de 1.2 a 1.5 veces en la creatinina y un aumento de 1.4 a 2 veces en el ácido úrico, en comparación con los valores anteriores a la privación de agua (Lumeij 1987).

Referencias