Enfermedades de las Palomas

Introducción

Las palomas (Columba livia domestica) pertenecen al orden Columbiformes y la familia Columbidae (Figura 1). Las palomas son utilizadas como aves ornamentales, en las carreras de palomas, como especímenes de laboratorio, animales de compañía y también son críadas para la producción de carne. Las palomas silvestres prosperan en muchas áreas urbanas (Magnino et al 2009).

Las palomas pertenecen al orden Columbiformes y la familia Columbidae

Figura 1. Las palomas pertenecen al orden Columbiformes y la familia Columbidae. Autor de la foto: Joseph Baranowski vía Flickr Creative Commons.

A continuación encontrará una serie de listas de diagnósticos diferenciales para los problemas clínicos comunes observados en las palomas. El enfoque clínico a los columbiformes se basa en los mismos conceptos de “Una Medicina” que se utilizan en todas las especies. Sin embargo, muchas de las enfermedades infecciosas mencionadas son relativamente únicas a este grupo taxonómico o por lo menos mucho más prevalentes en comparación con las aves psitácidas o las aves cantoras. Estas listas abreviadas no deben reemplazar de ninguna manera el juicio profesional al evaluar al paciente.

Enfermedades presentadas en este artículo

Circovirus
Coccidiosis
Herpesvirus
Hexamitiasis
Ornitosis
Paramixovirus-1
Paratifosis
Poxvirus
Streptococcus
Tricomoniasis

 

Tomando la historia

La historia clínica de la paloma debe incluir todas las preguntas generales para el paciente aviar, así como el historial de vacunación. También determine:

  • Se considera el ave como una mascota? Una fuente de alimentación? O un miembro de una bandada valorada? Esto determinará si el énfasis del dueño es la salud del grupo o del ave individual.
  • Están la paloma o el dueño expuestos a palomas silvestres, palomas en otros palomares o espectáculos/competencias de aves?

 

Signos no específicos de enfermedad

Los signos no específicos de enfermedad pueden incluir la anorexia, la pérdida de peso, el letargo, una apariencia esponjada o erizada y un mal estado general. El colombófilo puede reportar la reluctancia a volar o el pobre rendimiento en las carreras (Tabla 1).

Tabla 1. Diagnósticos diferenciales importantes para las palomas con signos no específicos de enfermedad (De Herdt y Pasmans 2009, Silvanose 2008, Zwart 2008, Coles 2007, Hooimeijer 2006, Rupiper 1998, Hooimeijer y Dorrestein 1997)
CategoríaAgente etiológicoComentarios
Enfermedad bacterianaSalmonelosis (paratifosis)Comúnmente resulta en un estado de portador crónico.
Fuente de infección son las palomas silvestres
Streptococcus gallolyticusPatógeno facultativo
La septicemia es más común entre Enero y Agosto*
Chlamydophila psittaciLa clamidia es generalmente parte del complejo de ornitosis de palomas, sin embargo, la enfermedad también puede estar asociada con la pérdida de peso, un plumaje erizado, polidipsia y diarrea en las aves
Mycobacterium avium subsp. columbaeEmaciación crónica, plumas erizadas y/o una muda lenta
Enfermedad viralCircovirusEl letargo, la pérdida de peso y un bajo rendimiento, son signos típicos en las aves jóvenes
Paramixovirus-1Puede causar poliuria/polidipsia sin otros signos clínicos
PoxvirusLas aves afectadas a menudo presentan anorexia, pérdida de peso y tinción de las plumas en el cuello
Enfermedad parasitariaTricomonasAsociada con un mal rendimiento en las carreras de palomas adultas
HexamitaLa pérdida de masa corporal puede ser el único signo clínico observado.
Infestaciones por helmintos

  • Nematodos: Capillaria spp., Acuaria spp., Ascaridia spp., Tetrameres spp.
  • Cestodos: Raillietina spp., Hymenolepis spp.
  • Trematodos: Echinostoma spp.
Enfermedad fúngicaCandidaCrecimiento inadecuado, plumas erizadas, inapetencia y pérdida de peso
Enfermedad metabólicaEstrés por calor 
Exposición a toxinasMetales pesados 
Trauma  
* Basándose en las observaciones hechas en Bélgica (De Herdt y Pasmans 2009)

Paramixovirus-1
El paramixovirus-1 (PMV-1) es una variante de la cepa mesogénica del virus de la enfermedad de Newcastle que afecta a las palomas. El paramixovirus-1 se originó en el Oriente Medio en la década de 1980, pero ahora se encuentra en todo el mundo (Bonfante et al 2012, Coles 2007, Rupiper 1998). Es una enfermedad de declaración obligatoria en el Reino Unido y Australia (NSW 2015, Coles 2007). Es importante reconocer que la infección con PMV-1 es muy diferente en las palomas a comparación de los pollos y otras especies de aves. Adicionalmente, las palomas parecen ser más resistentes a la infección con el virus de la enfermedad de Newcastle (Greenacre 2005).

El paramixovirus puede ser ingerido o inhalado y se transmite por contacto directo con las palomas o fómites infectados. La enfermedad clínica es común en las palomas que no han sido vacunadas, especialmente las palomas silvestres (Coles 2007). Aves de todas las edades se ven afectadas, sin embargo, las aves jóvenes se encuentran en mayor riesgo. En Europa occidental, la infección por PMV-1 se produce normalmente durante el verano y el otoño (De Herdt y Pasmans 2009).

Los signos clínicos causados por PMV-1 en las palomas pueden parecerse a los de la enfermedad de Newcastle, excepto que no se observan signos de enfermedad respiratoria. El cuadro clínico puede incluir (De Herdt y Pasmans 2009, Coles 2007):

  • La poliuria/polidipsia pueden ser los únicos signos clínicos observados temprano en el proceso de la enfermedad. La poliuria puede continuar hasta por 8 semanas y de hecho algunas aves sufren lesiones renales irreversibles que conducen a la poliuria persistente por el resto de la vida.
  • Signos clínicos del sistema nervioso central: alas temblorosas, desplazamiento en círculos, tortícolis, cojera, tremblores de la cabeza y cuello, ataxia y/o parálisis.
  • Signos clínicos gastrointestinales: regurgitación, vómitos y/o diarrea acuosa o hemorrágica
  • Malformación de las plumas cuando la infección por PMV-1 se produce durante la muda.
  • La tasa de mortalidad es normalmente inferior al 5% si las palomas pueden ser soportadas y asistidas adecuadamente durante el período más pronunciado de los signos clínicos.

El diagnóstico puede confirmarse con títulos serológicos pares o múltiples o con el aislamiento viral. Los hallazgos histológicos comunes incluyen los infiltrados no supurativos en el páncreas, los riñones y el cerebro (De Herdt y Pasmans 2009, Coles 2007). El tratamiento se basa en la atención de apoyo hasta que el ave sea capaz de mantener un estado de hidratación normal y pueda comer por sí misma (Harlin y Wade 2009).

La vacunación anual con la vacuna inactivada con adyuvante (AviPro 111 PMV-1, Lohmann Animal Health International, Nobilis, Novibac; Colombovac PMV, Pfizer) reduce significativamente el riesgo de desarrollar la enfermedad clínica y debe llevarse a cabo 1-2 meses antes de la temporada de reproducción o 6-8 semanas antes de las carreras, competencias o exhibiciones. Las aves pueden ser vacunadas a partir de las 3-4 semanas de edad y se deben revacunar anualmente. La vacunación oportuna, incluso en las aves jóvenes, se recomienda durante un brote (Harlin y Wade 2009). Cuando las palomas vacunadas desarrollan la enfermedad clínica, la legislación Europea exíge que a todas las palomas en estrecho contacto con las aves afectadas se les aplique la eutanasia (De Herdt y Pasmans 2009, Hooimeijer 2006).

Enfermedades comunes de las aves jóvenes

Hay una variedad de enfermedades infecciosas comúnmente vistas en los
pichones y las aves jóvenes (Tabla 2).

Tabla 2. Enfermedades comunes de las palomas jóvenes (Harlin 2013, Raidal 2012, De Herdt y Pasmans 2009, Coles 2007, Greenacre 2005, Hooimeijer 2006, Rupiper 1998, Hooimeijer y Dorrestein 1997)
CategoríaAgente etiológicoComentarios
Enfermedad bacterianaColibacilosisA pesar que este patógeno facultativo puede causar enfermedad en los pichones, la “diarrea de la paloma jóven” causada por el crecimiento excesivo de E. coli se produce normalmente en los pichones después de su primer vuelo de entrenamiento.
Salmonelosis (paratifosis)Retraso en la tasa de crecimiento, muerte.
Pueden ocurrir brotes repentinos y virulentos; la fuente de infección son las palomas silvestres.
Chlamydophila psittaciPor lo general siendo parte del complejo de ornitosis en las palomas, C. psittaci también es una causa importante de diarrea, polidipsia, plumas erizadas, enfermedades respiratorias, enfermedades oculares y la pérdida de peso en las aves jóvenes.
Enfermedad viralCircovirusLetargo, pérdida de peso, dificultad respiratoria, diarrea y bajo rendimiento de las aves entre 1 y 4 meses de edad.
HerpesvirusMuerte aguda, inflamación diftérica de la laringe, el esófago y la tráquea.
Juega un papel menor en la coriza infecciosa
Adenovirus tipo ISignos no específicos de enfermedad, poliuria/polidipsia, diarrea acuosa verde, vómitos, pérdida de peso en las palomas menores de 1 año de edad.
Necrosis hepática
PoxvirusProliferación hipertrófica del epitelio, predominantemente alrededor del pico y los párpados.
Enfermedad parasitariaTricomonasLa muerte súbita y el desgaste, son presentaciones comunes.
HexamitaObservada con mayor frecuencia durante los meses de primavera y verano
EctoparásitosDermanyssus gallinae y Ornithonyssus sylviarum son ácaros que se alimentan de sangre. Argas reflexus es una garrapata hematófaga. Estos ectoparásitos pueden causar la muerte de los polluelos en el nido.
Enfermedad fúngicaCandidaCrecimiento inadecuado, plumas erizadas, inapetencia, regurgitación y pérdida de peso.
TraumaCanibalismoHacinamiento, otros factores de estrés

Circovirus de la paloma
Descrito por primera vez en las palomas en 1990 en California, USA, el circovirus de la paloma ahora se encuentra en todo el mundo (Raidal 2012, Hooimeijer 2006).

Aunque el método de transmisión es desconocido, el circovirus se diagnóstica con frecuencia en bandadas de palomas importadas sin el uso adecuado de los protocolos de cuarentena. Las aves de menos de 4 meses de edad son particularmente susceptibles; la mayoría de las infecciones en las aves destetadas y adultas siguen un curso subclínico. No hay predilecciones estacionales o en base al sexo.

El cuadro clínico puede incluir (Harlin y Wade 2009, Schmidt et al 2008, Hooimeijer 2006):

  • Signos no específicos de enfermedad como el letargo, la pérdida de peso y el bajo rendimiento
  • Dificultad respiratoria
  • Estornudos
  • Bursitis
  • Diarrea
  • Muerte en 3 a 5 días

La infección por circovirus puede ser parte del síndrome de enfermedad de la paloma jóven, un síndrome multifactorial que parece ser particularmente común en Europa central. Este síndrome se asocia con múltiples infecciones secundarias, presumiblemente debido a la inmunosupresión causada por el circovirus de las palomas. Los factores de estrés como el hacinamiento y las inclemencias del tiempo, se consideran un factor predisponente (Raidal 2012, Schmidt et al 2008).

La evaluación histopatológica de la bolsa de Fabricio, el timo, el hígado, los riñones, el cerebro, el buche, los intestinos y el bazo revelan inclusiones intranucleares. El diagnóstico puede confirmarse mediante microscopía electrónica o PCR (Raidal 2012, Coles 2007, Hooimeijer 2006).

El tratamiento del circovirus se basa en el cuidado de soporte y los moduladores inmunes, como la interleuquina. La enfermedad se previene con la cuarentena, la reducción del estrés y una cuidadosa atención al saneamiento.

Herpesvirus de la paloma
El herpesvirus de la paloma o PHV-1 es eliminado en las heces y las secreciones de la orofaringe. La enfermedad clínica predomina en los pichones de padres no infectados y la enfermedad sistémica se observa con mayor frecuencia entre las 2 a 10 semanas de edad. El herpesvirus se transmite a los pichones jóvenes a partir de infecciones latentes en otras aves. La infección suele ser asintomática en las aves adultas, aunque algunas aves inmunodeprimidas pueden exhibir signos leves durante 1 a 2 semanas. Las infecciones latentes persisten de por vida. Históricamente, más del 50% de las palomas de carreras poseen anticuerpos contra el PHV-1 (De Herdt 2009).

El cuadro clínico puede incluir (De Herdt 2009, Harlin 2009, Wernery 2008, Coles 2007):

  • Anorexia, excrementos verdes
  • Signos respiratorios superiores leves (rinitis, conjuntivitis)
  • Placas diftéricas dentro de la orofaringe, el esófago y/o la tráquea, disnea
  • Debilidad, ataxia, temblores de las alas
  • Vómitos
  • Polidipsia
  • Biliverdinuria
  • Muerte súbita en las aves jóvenes
  • Morbilidad hasta en el 60% de las aves afectadas

El diagnóstico se basa en el aislamiento del agente a partir de focos necróticos en el hígado y el bazo o en la presencia de cuerpos de inclusión intranucleares dentro de las lesiones (Cole 2007). El uso de aciclovir a 80 mg/kg PO cada 8 horas durante 10 días puede reducir la mortalidad durante un brote (Greenacre 2005).

 

Enfermedades del tracto gastrointestinal

Lesiones orofaríngeas

Las lesiones de la orofaringe son un hallazgo frecuente en el examen físico de la paloma enferma. Los diagnósticos diferenciales importantes para las lesiones caseosas o diftéricas pueden incluir las Trichomonas gallinae, el poxvirus, el herpesvirus y la candidiasis (De Herdt y Pasmans 2009, Coles 2007). El crecimiento excesivo de Candida albicans ocurre frecuentemente en bandadas que son medicadas en exceso. Además de lesiones en la orofaringe, las aves con candidiasis pueden exhibir un buche distendido con un líquido de olor agrio, regurgitación y anorexia. También pueden ser identificados en el paladar, nódulos blancos o amarillos diminutos llamados sialolitos. La causa y la importancia de este hallazgo es desconocida.

Tabla 3. Causas importantes de vómitos o diarrea en las palomas (De Herdt y Pasmans 2009, Harlin y Wade 2009, Silvanose, 2008, Zucca et al 2008, Zwart 2008, Coles 2007, Hooimeijer 2006, Rupiper 1998, Hooimeijer y Dorrestein 1997)
CategoríaAgente etiológicoComentarios
Enfermedad bacterianaColibacilosisLa “diarrea de las palomas jóvenes” se produce después del primer vuelo de entrenamiento en aves de 2 a 6 meses de edad. Los vómitos también se observan con frecuencia con la septicemia por E. coli. La infección también puede ocurrir en palomas adultas. 
Chlamydophila psittaciSiendo parte del complejo de ornitosis en las palomas, C. psittaci también es una causa importante de diarrea y pérdida de peso en las aves.
Mycobacterium avium subsp. columbaeEmaciación crónica, diarrea
SalmonelosisDiarrea viscosa verde a amarilla o sanguinolenta. Comúnmente resulta en un estado de portador crónico, sin embargo, se pueden producir brotes repentinos y virulentos. La fuente de infección son las palomas silvetres.
Enfermedad viralAdenovirus tipo IEstasis del buche, vómitos, pérdida de peso y/o diarrea acuosa en aves jóvenes menores a un 1 año de edad.
CircovirusDiarrea y pérdida de peso en aves de 1-4 meses de edad
HerpesvirusExcrementos verdes, esofagitis infecciosa (lesiones diftéricas dentro de la orofaringe y el esófago), vómitos
Paramixovirus-1Diarrea acuosa o hemorrágica y vómitos o regurgitación
Enfermedad parasitariaCapillariaCapillaria obsignata y C. caudinflata son los nematodos más comunmente reportados en las palomas. Las infestaciones severas conducen a vómitos, diarrea y pérdida de peso.
CestodosPor lo general son un hallazgo incidental, sin embargo las infestaciones severas pueden causar diarrea
CoccidiosisLas infestaciones severas pueden causar enteritis, especialmente en las aves jóvenes
HexamitaLas infestaciones severas pueden causar vómitos, diarrea, polidipsia, pérdida de peso y deshidratación. Las heces son acuosas o mucoides, intensamente verdes y malolientes.
TrematodosLa diarrea hemorrágica puede ocurrir con infestaciones severas. Muy pocas veces visto en los Estados Unidos.
TricomonasSe puede observar diarrea acuosa con un olor agrio con infestaciones severas. Las infestaciones severas también pueden causar vómitos o regurgitación.
Enfermedad fúngicaCandidaCrecimiento inadecuado, plumas erizadas, inapetencia, regurgitación y pérdida de peso.
Exposición a toxinas
Organofosforados
Salivación excesiva, vómitos o regurgitación, diarrea
Metales pesadosEstasis del buche, vómitos o regurgitación, diarrea

Tricomoniasis
La mayoría de las palomas albergan al flagelado móvil, Trichomonas gallinae. La tricomoniasis es una infección muy común en las palomas. El organismo se transmite directamente a través de la saliva y la leche de buche y los pichones son típicamente infectados durante la alimentación. Cuando son ofrecidas como alimento a otros animales, las palomas también pueden pasar T. gallinae a los halcones y gavilanes (De Herdt y Pasmans 2009, Stoute et al2009).

El cuadro clínico varia con la virulencia de la cepa y la edad de la paloma. La mayoría de las cepas son de baja virulencia y a menudo los adultos infectados son portadores sanos. La enfermedad clínica tiende a ser más grave en las aves jóvenes. Las tricomonas pueden ser un patógeno primario o una causa de enfermedad secundaria en las aves estresadas por una enfermedad concurrente (De Herdt y Pasmans 2009, Stoute et al 2009, Coles 2007, Hooimeijer y Dorrestein 1997).

Trichomonas gallinae generalmente invade la mucosa de la orofaringe, el esófago y el buche. Las lesiones iniciales son bastante pequeñas, pero a medida que avanza la enfermedad las lesiones se unen para formar depósitos caseosos blancos con necrosis ulcerativa subyacente. La pared infectada del buche se vuelve gruesa y firme. Los signos clínicos suelen incluir la depresión sensorial, las plumas erizadas, la anorexia, la pérdida de peso y la regurgitación o vómitos. En ocasiones, la tricomoniasis puede extenderse hasta el proventrículo, la conjuntiva, los senos nasales, el pico y la comisura del pico. Las aves severamente infectadas pueden exhibir una descarga oral mucosa y clara y descarga óculonasal. Además pueden pasar heces acuosas de olor agrio. Con las infecciones graves, las lesiones también pueden extenderse hacia el tejido blando de la cabeza, el cuello y la órbita. En particular, las cepas virulentas pueden descender por el tracto gastrointestinal en pichones de 1-3 semanas de edad y con el tiempo pasan a través de la pared intestinal e invaden los vasos sanguíneos grandes y el hígado. Esta forma sistémica se extiende al hígado, los pulmones, el mesenterio y el corazón (De Herdt y Pasmans 2009, Stoute et al 2009, Zucca y Delogu 2008, Coles 2007, Hooimeijer 2006, Charlton et al1991).

El diagnóstico de la tricomoniasis se basa en la identificación del organismo. Se debe obtener una muestra a través de un lavado de buche, un hisopo de buche con un aplicador con punta de algodón humedecido o incluso a partir de la succión de la descarga mucosa orofaríngea. Realice una tinción de Giemsa de la muestra (Fernando et al 2011, Coles 2007) o realice una citología húmeda mediante la suspensión de la muestra en una gota de solución salina caliente o agua estéril. Coloque la muestra sobre un portaobjetos o cubreobjetos calentado a la temperatura corporal y lleve a cabo el examen microscópico a un bajo aumento (10X). El organismo es de 5-19 µm de longitud y posee cuatro flagelos anteriores (De Herdt y Pasmans 2009, Stoute et al 2009).

El tratamiento médico eficaz involucra los derivados de 5-nitroimidazol incluyendo el ronidazol, carnidazol (Spartix ®, Wildlife Pharmaceuticals) (12.5-25 mg/kg PO una vez), dimetridazol o metronidazol (25-50 mg/kg PO cada 12 horas x 5-10 días) (Hawkins et al 2013, De Herdt y Pasmans 2009, Muñoz et al 2008). Desafortunadamente, los colombófilos a menudo administran estos medicamentos de forma profiláctica durante la temporada de carreras y la resistencia adquirida a los nitroimidazoles es posible (Muñoz 1998, Franssen y Lumeij 1992). En los Estados Unidos, estos medicamentos no se pueden utilizar en las aves productoras de alimentos y el manejo se basa la reducción del estrés y la eliminación de las aves gravemente afectadas (Stoute et al 2009).

Hexamitiasis
Hexamita columbae, también conocida como Spironucleus columbae, es un parásito flagelado que mide de 5-9 µm. La infección se produce por la ingestión de quistes infectados que están presentes en los excrementos, los alimentos o el agua. La enfermedad clínica es más común con las infestaciones severas en las aves jóvenes de hasta 12 semanas de edad. El cuadro clínico puede incluir vómitos, diarrea acuosa o mucoide de color verde intenso y fétida, polidipsia, pérdida de peso y un mal estado general. Algunas aves jóvenes mueren de forma aguda durante el primer período de entrenamiento. El diagnóstico de hexamitiasis se obtiene a través de una citología húmeda de hisopos cloacales frescos o mediante la tinción de Giemsa. El organismo puede ser reconocido microscópicamente por su movimiento lineal, con una magnificación óptima de 200-400X. Al igual que la tricomoniasis, el tratamiento se basa en derivados de 5-nitroimidazol. En la necropsia, las criptas de Lieberkühn están llenas de quistes y trofozoítos. El parásito también puede verse en la citología de raspados de las mucosas profundas (De Herdt y Pasmans 2009, Coles 2007).

Coccidiosis
Eimeria labbeana y E. columbarum son endoparásitos comunes de las palomas. La coccidiosis se diagnostica mediante el examen microscópico de las heces. Los números bajos de ooquistes no requieren de tratamiento, sin embargo, la eliminación del parásito en las heces puede ser un signo no específico de enfermedad y no debe ser ignorado. Las infestaciones severas pueden causar diarrea en los pichones. Para el tratamiento se utiliza toltrazuril (Baycox ®, Bayer) (20-35 mg/kg PO una vez o 20 mg/kg en agua potable x 2 días), clazuril o las sulfonamidas. Minimice el riesgo del desarrollo de la enfermedad clínica utilizando suelo de alambre para evitar el contacto de las aves con las heces contaminadas y a través de una limpieza periódica de la palomera para eliminar los ooquistes antes de que puedan esporular (De Herdt y Pasmans 2009, Krautwald-Junghanns et al 2009, Vercruysse 1990).

Enfermedad respiratoria

La coriza infecciosa es un término no específico para la enfermedad respiratoria en las palomas. La causa subyacente de la enfermedad suele ser multifactorial y puede incluir agentes infecciosos, así como factores no infecciosos que involucran al palomero (Recuadro 1) (De Herdt y Pasmans 2009).

Box 1. Loft factors that influence the incidence of respiratory disease in pigeons

  • Sanitation

  • Humidity

  • Temperature


  • Population density

  • Ventilation

  • Dust

Recuadro 1. Factores del palomero que influyen en la incidencia de enfermedades respiratorias en las palomas
  • Saneamiento
  • Humedad
  • Temperatura
  • Densidad de la población
  • Ventilación
  • Polvo

Al igual que en todos los pacientes aviares, los signos tempranos de enfermedad respiratoria pueden ser muy sutiles y el colombófilo simplemente puede reportar un mal rendimiento en las carreras o excrementos pastosos y un poco verdes. A medida que avanza la enfermedad, el dueño puede observar epífora, una deglución frecuente, estornudos y sacudida y rascado de la cabeza. El plumaje sobre el hombro o la espalda puede tener una apariencia mojada a medida que las aves se limpian los ojos y los orificios nasales. Eventualmente los signos clínicos incluyen la congestión, la respiración con la boca abierta y la disnea (Hooimeijer 2006).

En el examen físico, la cera normal se debe encontrar seca y con polvo blanco por encima, pero en su lugar puede tener una apariencia gris y húmeda. También puede haber evidencia de conjuntivitis, dacriocistitis y/o faringitis. Se pueden observar membranas diftéricas amarillas en las membranas mucosas de la orofaringe, la lengua y la tráquea (Hooimeijer 2006).

Tabla 4. Causas importantes de signos respiratorios en la paloma (Duizer et al 2010, Dickx et al 2010, De Herdt y Pasmans 2009, Magnino et al 2009, Zwart 2008, Hooimeijer 2006, Vandamme 1998, Hooimeijer y Dorrestein 1997)
CategoríaAgente etiológicoComentarios
Enfermedad bacterianaOrnitosis complexLetargo, pérdida de peso, conjuntivitis, fosas nasales ocluídas, disnea
Enfermedad viralHerpesvirusConjuntivitis leve, a veces se observa la rinitis en los pichones
PoxvirusLa viruela húmeda puede obstruir la tráquea causando congestión y disnea
CircovirusLa dificultad respiratoria puede ser vista en las aves de 1-4 meses de edad
Enfermedad parasitariaTricomonasLas infecciones graves y virulentas pueden causar tricomoniasis nasal en los pichones
Enfermedad metabólicaEstrés por calor 
TraumaCompresión del saco aéreo

  • Retención de huevo
  • Ascitis
  • Obesidad
  • Lesiones de masa: neoplasia, quistes
  • Ruptura de los sacos aéreos por trauma o infección
Exposición a toxinasVapores tóxicos 
Inhalantes irritantes 

Ornitosis
Las palomas pueden contraer infecciones mixtas conocidas como el
complejo de ornitosis”. Los patógenos potenciales incluyen (De Herdt y Pasmans 2009, Hooimeijer 2006, Magnino et al 2009, Vandamme et al 1998):

  • Chlamydophila psittaci
    La bacteria intracelular obligada, C. psittaci, se considera endémica en las poblaciones de palomas silvestres en todo el mundo. También hay una alta prevalencia de C. psittaci en los criaderos de palomas (Duizer et al 2010, Dickx et al 2010).
  • E. coli
  • Hemophilus spp.
  • Mycoplasma spp. (en raras ocasiones asociada con enfermedad respiratoria en las palomas)
  • Pelistega europaea
  • Staphylococcus intermedius
  • Herpesvirus

La enfermedad clínica es más evidente en las aves jóvenes menores de 12 meses de edad. Los signos clínicos pueden incluir el letargo, la pérdida de peso, la conjuntivitis, la queratitis, las fosas nasales ocluídas, un exudado nasal, los estornudos, la disnea, la diarrea y la polidipsia (Duizer et al 2010, Zwart 2008). Visite el artículo de LafeberVet títulado Clamidiosis Aviar para obtener información adicional sobre el diagnóstico, el tratamiento y el potencial zoonótico de la clamidiosis.

Enfermedad neurológica

La enfermedad neurológica en las palomas es a menudo causada por la exposición a sustancias tóxicas o infecciosas (Tabla 5). Los signos clínicos del sistema nervioso central pueden incluir la tortícolis, el desplazamiento en círculos, la ataxia, la paresia e incluso la parálisis. Las aves pueden ser incapaces de agarrar los alimentos. El dueño también puede reportar que el ave no es capaz de aterrizar sobre la percha normalmente o que incluso se cae de la percha.

Tabla 5. Causas principales de las enfermedad neurológica en la paloma (De Herdt y Pasmans 2009, Hooimeijer 2006)
CategoríaAgente etiológicoComentarios
Enfermedad viralHerpesvirusDebilidad, ataxia, temblores
Paramixovirus-1Ataxia, temblor, paresia, parálisis completa o parcial, falta de coordinación de los movimientos de la cabeza, tortícolis y desplazamiento en círculos
Enfermedad bacterianaSalmonelosis (paratifosis)La infección se puede localizar en el cerebro e incluso los oídos.
La fuente de infección son las palomas silvestres.
EstreptococosisLa septicemia por S. gallolyticus puede conducir a la meningitis y/o encefalitis. Los signos clínicos pueden incluir la parálisis completa o un ave que se apoya sobre la frente de la cabeza en un intento de ponerse de pie. La septicemia es más común entre los meses de Enero y Agosto.*
Enfermedad metabólicaHipocalcemiaAtaxia, fasciculaciones musculares, convulsiones
 Estrés por calor 
TraumaTrauma 
Retención de huevoCompresión mecánica de los nervios que inervan las piernas
Exposición a toxinasOrganofosforadosLa intoxicación más común que se observa en las palomas. Los signos clínicos pueden incluir la midriasis, la salivación, los temblores, la tetania, la paresia, la diarrea y la muerte
Metales pesadosTemblores, desplazamiento en círculos, convulsiones y/o ceguera
Dimetronidazol, metronidazolLa sobredosis de estos nitroimidazoles puede causar ataxia, visión borrosa, ceguera y pérdida de peso
* Basándose en las observaciones obtenidas en Bélgica (De Herdt y Pasmans 2009)

Conjuntivitis

Los diagnósticos diferenciales importantes para la conjuntivitis en las palomas incluyen: Chlamydophila psittaci (vea el complejo de ornitosis) y Mycoplasma columbinum, solo reportado raramente en las palomas (Duizer et al2010, Hooimeijer 2006). Los colombófilos a veces llaman a la conjuntivitis, la gripa de un solo ojo. Las membranas nictitantes hinchadas e inflamadas también son conocidas como “la capa” (Hooimeijer 2006).

Enfermedades del sistema musculo esquelético

Tabla 6. Causas principales de las enfermedades músculo esqueléticas en la paloma (Harlin 2013, De Herdt y Pasmans 2009, Hooimeijer 2006)
CategoríaAgente etiológicoComentarios
Enfermedad bacterianaSalmonelosis (paratifosis)Artritis séptica, especialmente en el codo
EstreptococosisTenosinovitis, miositis, necrosis del músculo pectoral, parálisis completa
Enfermedad viralCircovirusBursa inflamada y edematosa en la fase aguda de la enfermedad (aves de 1-4 meses), con atrofia de la bursa en los casos crónicos (aves adultas)
Enfermedad metabólicaHipocalcemiaFracturas patológicas
 Daño o lesión muscularSecundario al esfuerzo excesivo
TraumaFractura/luxación 
Traumatismo causado por el anillo o banda en la pierna 

Paratifosis
La paratifosis causada por Salmonella typhimurium var. Copenhagen, es la enfermedad bacteriana más importante de las palomas. La transmisión del microbio es fecal-oral y las palomas silvestres sirven como fuente de infección. La mayoría de las aves infectadas permanecen como portadores asintomáticos si los signos clínicos de la enfermedad pueden ser resueltos. Los signos clínicos dependen del órgano(s) afectado y la extensión de las lesiones, pero pueden incluir una diarrea verde viscosa o sanguinolenta, una mala condición corporal, la infertilidad o la muerte embrionaria, la panoftalmitis con ceguera secundaria, la formación de abscesos en la piel, la dermatitis exudativa, el opistótonos , la artritis y la muerte súbita. La inflamación extensa del codo es un signo clínico casi patognomónico y se refiere a veces como “furúnculo” por los colombófilos. El hombro, el canal trióseo y las articulaciones de la pierna también pueden verse afectados. En general se recomienda la eutanasia de las aves clínicamente afectadas, ya que el tratamiento es muy difícil y prolongado y porque los sobrevivientes pueden convertirse en portadores asintomáticos. Las cuarentenas extensivas, el saneamiento y las medidas para minimizar el estrés deben llevarse a cabo en todas las palomas restantes en la bandada (De Herdt y Pasmans 2009, Coles 2007).

Enfermedad dermatológica

Tabla 7. Causas principales de las enfermedades dermatológicas de la paloma (Harlin 2013, De Herdt y Pasmans 2009, Harlin y Wade 2009, Hooimeijer 2006, Tudor 1991)
CategoríaAgente etiológicoComentarios
Enfermedad viralCircovirus 
Paramixovirus-1Malformación de las plumas si la infección por PMV-1 se produce durante la muda
PoxvirusProliferación hipertrófica del epitelio, predominantemente alrededor del pico y los párpados.
Enfermedad parasitariaPiojosLos piojos son bastante comunes. Las especies pueden parasitar las plumas de las alas (Columbicola Columbae) y la cola (Campanulotes bidentatus) donde se alimentan del polvo de las plumas o se alimentan de sangre (Pseudolynchia canariensis). Aunque el daño a las plumas es mínimo, la inquietud resultante en las aves infectadas puede ser significante.
ÁcarosMegninia columbae, Falculifer rostratus y Neoknemidocoptes laevis puede crear agujeros en el plumaje. Knemidocoptes mutans puede infectar la piel, especialmente la piel de las piernas, produciendo plumas quebradas, una piel escamosa y la pérdida de plumas predominantemente en la región del cuello. Dermanyssus gallinae y Ornithonyssus sylviarum son ácaros hematófagos.
 GarrapatasArgas reflexs es una garrapata hematófaga.
Exposición a toxinasBenzimidazolesLos antihelmínticos benzimidazoles pueden causar anomalías de las plumas si se administran durante la muda
TraumaMutilaciónEl trauma es un problema común en los palomares con hacinamiento. Las palomas pueden ser bastante agresivas y belicosas, particularmente durante la época de cría.
Esfuerzo excesivoA veces se observan plumas de vuelo gastadas en las palomas de carreras

Poxvirus de la paloma

El virus de la viruela de la paloma afecta a aves de todas las edades, pero los brotes clínicos ocurren predominantemente en los pichones. Es más frecuente durante las estaciones que promueven el mosquito (vector), sin embargo, la infección también se puede transmitir de un ave a otra, siempre y cuando exista un defecto en la piel para que el virus penetre. Las formas cutáneas y diftéricas de poxvirus pueden aparecer por separado o juntas como una infección mixta (Harlin 2013, De Herdt y Pasmans 2009, Wernery 2008, Rupiper 1998, Hooimeijer y Dorrestein1997):

  • La forma seca de poxvirus comienza como pequeñas lesiones blancas similares a ampollas en la piel desprovista de plumas de la cara, la cabeza, las piernas y los pies. Estas pequeñas lesiones aumentan de tamaño rápidamente para formar crecimientos parecidos a verrugas, que se unen para formar costras grandes y marrones que pueden persistir durante 3 a 4 semanas. Los pichones con infecciones graves pueden estar cubiertos con lesiones de viruela incluso en el ombligo y cloaca. Las lesiones que afectan la base del pico pueden causar deformaciones permanentes de la rinoteca en las aves jóvenes.
  • En la forma húmeda de poxvirus, lesiones diftéricas elevadas de color amarillo-gris aparecen en las membranas mucosas de la orofaringe, el buche, la tráquea, las fosas nasales y el ojo. La viruela puede progresar a una forma sistémica de la enfermedad, infectando a los órganos en todo el cuerpo.

Un fuerte índice de sospecha de infección por el virus de la viruela puede basarse en estas lesiones características. Para la confirmación, utilice la citología para ratificar la presencia de inclusiones intracitoplasmáticas eosinófilas, denominadas los cuerpos de Bollinger.

No existe un tratamiento para el virus de la viruela. Proporcione cuidados de soporte y administre antibióticos para las infecciones bacterianas secundarias, según sea necesario. Proteja a las bandadas con una vacuna viva modificada homóloga (AviPro Pigeon Pox, Lohman Animal Health International; Colombovac PMV Paramyxo & Pox, Pfizer), a partir de las 4 semanas de edad (Harlin y Wade 2009). Las vacunas se administran directamente en el folículo de una pluma depilada en el muslo lateral o por inyección subcutánea. Una reacción inflamatoria produce una hinchazón con una decoloración marrón amarillenta en la zona de la inyección en los siguientes 5-7 días, lo cuál indica el éxito de la vacunación (Harlin y Wade 2009, Greenacre 2005). La vacunación puede ser una medida útil durante un brote de virus de la viruela, sin embargo, se debe tener cuidado de no propagar el virus infeccioso a través de los equipos utilizados.

Nota: Las inyecciones subcutáneas en las palomas de carreras se hacen a menudo sobre el aspecto dorsal de la base del cuello (De Herdt y Pasmans 2009).

 

Muerte súbita

Todas las palomas muertas deben someterse a una necropsia con histopatología de los tejidos. Las posibles causas de muerte súbita o hiperaguda en las palomas incluyen
(Bonfante et al 2012, De Herdt y Pasmans 2009, Stoute et al 2009, Coles 2007, Rupiper 1998, Hooimeijer y Dorrestein 1997):

  • Adenovirus tipo II
  • Herpesvirus (pichones en el nido)
  • Paramixovirus-1
  • Septicemia por E. coli (pichones en el nido)
  • Paratifosis
  • Septicemia por Streptococcus gallolyticus
  • Acuaria sp. (infestaciones severas pueden causar anemia severa y altas tasas de mortalidad)
  • Tricomonas
    En casos raros y especialmente en las aves jóvenes, la muerte aguda puede ocurrir cuando el parásito invade los vasos sanguíneos grandes. Las cepas virulentas también pueden resultar en tasas de mortalidad de hasta el 50%, aunque el curso de la enfermedad es de subagudo a crónico.
  • Enfermedades metabólicas como el estrés por calor
  • Exposición a toxinas

Streptococcus
Streptococcus gallolyticus puede ser una parte de la flora gastrointestinal normal y por lo tanto se considera un patógeno facultativo. Siempre y cuando S. gallolyticus se limita al tracto intestinal, no se observan signos clínicos.

La septicemia causada por Streptococcus gallolyticus (anteriormente conocido como S. bovis) se puede observar en palomas de todas las edades. La incidencia de septicemia es más alta entre los meses de Enero y Agosto en Bélgica y puede ser más alta en las hembras durante la época de reproducción (De Herdt y Pasmans 2009). La muerte aguda o hiperaguda es la manifestación clínica más común. La lesion típica consiste en un centro necrótico grande y bien circunscrito dentro del músculo pectoral, que puede ser visible a través de la piel. Otros signos clínicos comúnmente observados se relacionan con la tenosinovitis del tendón del músculo pectoral profundo y/o la artritis séptica de las articulaciones del hombro, la rodilla y el corvejón. Las aves afectadas pueden presentar una caída del ala, incapacidad para volar, cojera, emaciación, poliuria y una diarrea mucosa verde. También se puede observar una parálisis completa o aves que se apoyan sobre la cabeza en un intento por ponerse de pie. Ocasionalmente, el desgaste muscular puede ser la única manifestación clínica de la enfermedad (De Herdt y Pasmans 2009, Hooimeijer y Dorrestein 1997).

El diagnóstico se puede sospechar en base a los signos clínicos, sin embargo, el diagnóstico definitivo se basa en el aislamiento de S. gallolyticus por medio de una necropsia. S. gallolyticus puede cultivarse a partir del hígado, el bazo, los riñones y el miocardio (De Herdt y Pasmans 2009).

La septicemia por estreptococos puede ser difícil de tratar y la terapia antimicrobiana debe basarse en el antibiograma. La resistencia adquirida a los macrólidos, la lincomicina, la enrofloxacina, las tetraciclinas y las sulfonamidas ha sido documentada. La penicilina G, la ampicilina o la amoxicilina se pueden utilizar para tratar empíricamente. La prevención es muy superior al tratamiento y se basa en la cuarentena, la higiene estricta y la reducción del estrés (De Herdt 2009).

Conclusión

Las enfermedades importantes de las palomas a menudo incluyen enfermedades parasitarias como los piojos, los ácaros, los nematodos,
Hexamita columbae y Trichomonas gallinae y también las enfermedades bacterianas como la clamidofilosis, la estreptococosis, la salmonelosis o paratifosis y la colibacilosis. Las enfermedades virales como el paramixovirus-1, el circovirus y el herpesvirus, son comúnmente reportadas en palomas silvestres y esporádicamente en las bandadas en cautiverio.

Por definición, las palomas con fines de demostración o de carreras se mantienen en bandadas abiertas. Las palomas tienen contacto frecuente con aves de otros palomeros y las enfermedades infecciosas son comunes, especialmente durante la temporada de carreras. Los factores predisponentes para el desarrollo de la enfermedad incluyen el hacinamiento, el cuidado y la alimentación inapropiada, el uso indiscriminado de antibióticos, la falta de vacunación y el uso de aves en las carreras que no se encuentran en condiciones adecuadas (Hooimeijer 2006, Rupiper 1998 Hooimeijer y Dorrestein 1997). Una vez que la enfermedad es sintomática, la infección generalmente ha alcanzado su pico dentro de una bandada y el manejo se debe concentrar en limitar la morbilidad y la mortalidad. Cuando el objetivo es la salud de una bandada, el manejo a menudo involucra el sacrificio y la necropsia de las aves afectadas (De Herdt y Pasmans 2009).

Referencias