Evaluación de la Rana o Sapo Enfermo

Introducción

Las ranas y los sapos pertenecen al orden Anura de la clase Amphibia. Ranas y sapos son ampliamente utilizados en laboratorios para la investigación o como especímenes de zoológicos, y su popularidad como mascotas también está creciendo (Figura 1, Tabla 1).

La rana toro Africana

Figura 1. La rana toro Africana (Pyxicephalus adspersus) es uno de los anfibios anuros que se encuentra comúnmente en el mercado de mascotas. Haga Click para agrandar.

Tabla 1. Anuros que se encuentran comúnmente en el mercado de mascotas  
Nombre ComúnNombre Científico
Rana toro Africana Pyxicephalus adspersus
Rana Africana de uñas Xenopus laevis
Rana toro Americana Rana catesbeina
Sapo del río Colorado Bufo alvarius
Sapos de vientre de fuego Bombina sp.
Rana verde de Norteamérica Hyla cinerea
Rana leopardo Rana pipiens
Sapo de caña (marino) Bufo marinus
Escuerzo común (cornudo) Ceratophrys ornata
Rana flecha Dendrobates sp.
Rana arborícola de White Litoria caerulea

Cuando sea posible, el cliente debe presentar el anfibio en el recinto o tanque en el que normalmente vive. Si el tanque es muy grande y pesado para cargar, un contenedor de plástico, un balde, un vaso plástico ó bolsas de tela pueden usarse para transportar anuros.

Tomando la historia médica

Una historia detallada debe incluir información relacionada con el cuidado y a la dieta:

Terrario

  • Qué material usan como sustrato?
    El sustrato varia con la especie, sin embargo la base de los terrarios es generalmente cubierta con musgo, tierra, musgo de turba, corteza de orquídeas o toallas de papel húmedas. Un sustrato adecuado es bastante importante para los sapos y ranas, ya que un material inapropiado puede ser ingerido y puede crear un cuerpo extraño en estas especies.
  • Hay seguridad visual disponible?
    La decoración y las plantas deben proveer áreas para que los anfibios se puedan esconder si así lo desean. La falta de seguridad visual puede incrementar los niveles de estrés y disminuir el apetito, lo cual puede conllevar a bastantes problemas.

  • Qué utilizan para limpiar el terrario y cada cuanto se limpia?
  • Los platos de agua deben ser limpiados todos los días.
    La frecuencia con la que el terrario se debe desarmar y desinfectar completamente, depende de su tamaño y de las especies que lo habitan. Por ejemplo, un terrario habitado por pequeñas ranas flecha debe ser reconstruido dos veces al año, mientras que ranas mas grandes como las ranas toro requieren cambios parciales de agua dos veces por semana. Para desinfectar el terrario se puede utilizar blanqueador diluido el cual debe ser enjuagado completamente después de unos minutos

  • Cuál es el gradiente de temperatura?
    A comparación de los reptiles, los anfibios pueden tolerar temperaturas bajas. Gradientes de temperatura son frecuentemente mantenidos entre 72-80°F (22-27°C) durante el día. Fuentes de calor radiante no deben usarse, ya que tienden a desecar el ambiente del terrario.
  • Cuál es la humedad del terrario?
    La humedad relativa del terrario no debe exceder 70% a 80% para la mayoría de las especies.
  • Cuál es la fuente de agua (Tabla 2) y qué proporción del terrario esta compuesta por agua?
    Especies arbóreas no requieren cuerpos de agua en el terrario, sin embargo todos los anuros terrestres deben tener acceso a un contenedor largo y poco profundo con agua, una piscina poco profunda, o un área parecida a un pantano. Especies semi-acuáticas requieren piscinas que cubran 40%-60% del espacio total del terrario.

    Tabla 2. Fuentes de agua para anfibios

    • Agua reposada: Agua que contiene cloro se deja reposar en un contenedor abierto por 24-48 horas para que los niveles de cloro se evaporen

    • Agua de manantial embotellada

    • Agua del grifo filtrada: El agua debe ser filtrada a través de un filtro con sedimento y carbón activado

    Los terrarios de especies arbóreas, terrestres y semi-acuáticas deben ser rociados con agua regularmente asegurándose de que el sustrato permanezca húmedo, pero que no sea tanta cantidad que permita la acumulación de cuerpos de agua.
    Anuros acuáticos requieren sistemas que utilicen un motor de agua similar a los que se utilizan para peces de agua dulce. La calidad del agua debe reflejar generalmente un pH neutral con mínimas sales (<2 ppt). Amonio, otros compuestos de nitrógeno y cloro deben estar ausentes.

  • Hay una fuente de luz ultravioleta?
    Muy poco se sabe acerca de la cantidad de luz ultravioleta (UVB) que es necesaria para los anfibios. Exposición intensa a rayos ultravioleta ha sido asociada con un gran número de problemas incluyendo lesiones de la cornea y la piel. Sin embargo el uso de baja intensidad de luz ultravioleta ha sido reportado anecdóticamente con mejoría de la salud y aumento en los niveles de actividad, particularmente de las especies diurnas. Por lo tanto los veterinarios recomiendan una bombilla o foco de luz ultravioleta de baja intensidad (2.0 UVB). Las plantas también deben estar presentes en el terrario para proveer sombra y variar la exposición a la intensidad de la luz.

Dieta

Dependiendo de la especie, el anfibio puede comer insectos, peces pequeños y/o lombrices de tierra. Todos estos alimentos se pueden comprar en tiendas locales de cebo para pescar, tiendas de mascotas o por correo a través de Internet.
Es importante asegurarse que el dueño este proporcionando suplementos de vitaminas y minerales a través de los insectos. Los insectos deben comer dietas ricas en vitaminas y minerales y deben ser rociados con suplementos en forma de polvo.

Otras consideraciones

También es importante preguntarle al dueño si ha adquirido algún animal recientemente y que tipo de cuarentena realiza. Es vital considerar los aspectos de salud de una población o “manada”.
Finalmente, es necesario preguntar al dueño si ha administrado algún tipo de medicamento (con o sin prescripción.

Enfermedades que comúnmente afectan a los anuros

Hay una multitud de problemas que se pueden ver en un sapo o rana. Algunos son comunes (Tabla 3) y otros no lo son.

Tabla 3. Enfermedades comunes reportadas en los anuros

  • Hiperparatiroidismo nutricional secundario (Enfermedad Metabólica Ósea)

  • Ingestión de cuerpos extraños en sapos

  • Obesidad y posterior desarrollo de lipidosis corneal (dieta a base de roedores)

  • Uveítis, panoftalmitis a causa de enfermedades infecciosas

  • Trauma, abrasiones rostrales (Escuerzo común, etc.)

Las enfermedades de la piel son probablemente el factor más importante cuando se consideran patologías en anfibios. Aunque los anuros adultos poseen pulmones bien desarrollados en forma de sacos, todos los anfibios respiran en cierto grado, a través de la piel. Evidencia de dermatitis, eritema, heridas abiertas o inclusive abrasiones, es clínicamente importante y en algunos casos puede ser fatal.

Examen del sapo y la rana

La piel de los anfibios es muy sensible y relativamente delgada y delicada. Es importante tratar de manipular anuros lo menos posible y de evitar hacer el examen en una habitación que se encuentre muy caliente o seca.

Examen visual

El color del paciente puede variar de acuerdo a la especie. Algunos anfibios tienen un matiz brillante mientras que otras especies tienen colores monótonos que se mezclan con su ambiente terroso. El color de los anfibios se origina en células especializadas que contienen pigmento llamadas cromatóforos. Muchas especies son capaces de cambiar lentamente el color de su piel al concentrar o dispersar varios pigmentos dentro de los cromatóforos.
Con la rana dentro de un contenedor pequeño y completamente transparente se puede hacer un examen visual. Mire detenidamente, completamente y lo más cerca posible ya que el examen físico debe ser corto:

  • Generalmente los anfibios son relativamente más calmados en comparación con los reptiles.
  • El anuro normal debe poder levantar los carpos, descansando con la cabeza en alto y las piernas flexionadas a cada lado del cuerpo (Figura 2).
    Una rana o sapo saludable se sienta con la cabeza en alto y las piernas flexionadas al lado del cuerpo

    Figura 2. Una rana o sapo saludable se sienta con la cabeza en alto y las piernas flexionadas al lado del cuerpo. Haga Click para agrandar.

  • La respiración se puede observar como un movimiento rápido entre el espacio intermandibular (gular).
  • El latido del vértice del corazón se encuentra caudal a la apófisis xifoides. El anuro común tiene una frecuencia cardíaca de 25-30 latidos por minuto a 70°F (21°C).
  • El paciente debe tener buena condición corporal con mínima evidencia del sistema esquelético.
  • Los ojos deben estar bien abiertos.
  • La permeabilidad al agua en conjunto con muchas glándulas mucosas hace que la piel de los anfibios sea normalmente lisa y húmeda. La excepción a esta regla son los sapos, ya que tienen crestas o montículos prominentes.
  • Un contenedor transparente es particularmente útil para evaluar la planta de los pies.
    Una variedad de anormalidades se pueden observar en el anuro enfermo.

  • Acumulación de fluido de los corazones o sacos linfáticos puede manifestarse con edema subcutáneo.
  • El paciente deshidratado exhibe la piel estrechada contra el esqueleto.
  • La hipocalcemia se puede manifestar con paresia, parálisis, fasciculaciones musculares o inclusive con convulsiones.
  • Movimiento anormal se observa con enfermedad metabólica ósea.
  • Distensión de la cavidad celómica se puede ver con distensión gástrica o efusión celómica.
  • Prolapso de la cloaca, recto o vejiga también es una anormalidad común vista en los anuros.

Restricción física

Para poder manipular un anfibio adecuadamente se deben humedecer las manos limpias o los guantes (libres de polvo). El paciente se debe sujetar de una forma firme y estable para prevenir que se escape. Asegúrese de tener cerca una botella llena de agua fresca y libre de químicos para mantener al paciente húmedo. Tenga siempre en cuenta que algunas especies como el escuerzo común son capaces de causar mordidas fuertes. A pesar de que no tienen dientes, si tienen unas proyecciones óseas de la mandíbula llamadas (dientes vomerianos). Un anfibio que se encuentre críticamente enfermo o lesionado responde levemente a el estimulo y típicamente muestra poca resistencia al ser manipulado.
Frecuentemente los anuros liberan una cantidad larga de orina al ser restringidos inicialmente, así que hay que estar preparado para capturar una muestra para análisis.

Examen físico

Reúna todos los materiales y equipo que vaya a necesitar con anterioridad (Tabla 4).

Tabla 4. Equipo para el examen físico de un anuro

  • Magnificación (p. ej. lupas binoculares)

  • Fuente de luz brillante (p. ej. transiluminador)

  • Espéculo oral (p. ej. tarjeta profesional, tarjeta de crédito plástica, película radiográfica revelada, espátula de metal lisa, espátula de caucho, cuchara pequeña hecha de caucho)

  • Ultrasonido Doppler o sonda de ultrasonido para medir la frecuencia cardiaca (un estetoscopio puede ser utilizado en anuros grandes)

  • Bascula gramera

Sea rápido y eficiente, moviéndose de la cabeza a los pies sistemáticamente.

  1. Examine la piel con cuidado.

La piel es normalmente delgada, lisa y húmeda excepto en sapos y algunas especies de ranas. Los sapos tienen crestas o montículos prominentes. Algunas especies arbóreas producen una secreción cerosa que cubre su piel y la deja mas gruesa y densa. Un anuro deshidratado se siente pegajoso debido al incremento en el grosor y la viscosidad de la capa de moco que normalmente cubre la piel. Con deshidratación severa se puede observar una disminución en el turgor de la piel y los ojos hundidos.

  1. Realice un examen ocular.

Una lámpara de hendidura, si esta disponible, es ideal para examinar los ojos de los anfibios ya que provee magnificación e iluminación. Tenga en cuenta que las ranas acuáticas no tienen párpados.

  1. Inspeccione la cavidad oral.

Examine la mandíbula para buscar evidencia de enfermedad metabólica ósea. Sea gentil! Inclusive el anuro normal posee huesos mandibulares e hioides relativamente frágiles. Suavemente presione el rictus (la comisura de la boca) para estimular al paciente para que abra la boca, o gentilmente use un espéculo oral para presionar el filtro (la pequeña depresión en el borde rostral de la boca).

    • Muchos anfibios saludables poseen membranas mucosas pálidas.
    • Cuando se observan problemas oculares, es bastante importante realizar un examen de la cavidad oral ya que los ojos están separados de la región bucal solamente por una membrana delgada.
    • Asegúrese que la lengua se pueda mover normalmente. Paresia o parálisis de la lengua se puede observar con Enfermedad Metabólica Ósea.
    • También evalúe el plexo lingual (Observe No. 4 debajo) empujando la lengua gentilmente hacia el frente con un hisopo (Q-tip).
  1. Evalúe el sistema cardiovascular.

Cuando no se puede visualizar el punto máximo de impulso cardíaco, se puede utilizar un Ultrasonido Doppler o sonda de ultrasonido para evaluar la frecuencia cardíaca. Un estetoscopio se puede utilizar en anuros grandes. Anormalidades del sistema circulatorio pueden estar asociadas con la reducción en la prominencia del plexo lingual o de la vena central abdominal.

  1. Examine la cavidad celómica.

Para identificar órganos internos, reservas de grasa e inclusive huevos en especies pequeñas, se puede utilizar transiluminación. Diagramas y figuras que ilustran la anatomía de la rana están disponibles en los siguientes enlaces:

Palpación de la cavidad celómica también se puede realizar y en algunas ocasiones puede ser útil para detectar huevos, obstrucciones gastrointestinales o cálculos en la vejiga. Desafortunadamente no siempre se puede palpar la cavidad celómica ya que algunas especies pueden inflarse con aire como mecanismo de defensa cuando se sienten estresadas o amenazadas.

  1. Realice un examen del sistema musculo esquelético, palpando las extremidades en busca de anormalidades.
  1. Obtenga el peso del paciente.

Usa una gramera para pesar al paciente. El peso puede variar considerablemente con la presencia de comida en el estómago, cambios en el estado de hidratación, o si la vejiga esta llena.

Quiz

References

Referencias

Antwis RE, Browne RK. Ultraviolet radiation and Vitamin D3 in amphibian health, behaviour, diet and conservation. Comp Biochem Physiol A Mol Integr Physiol 154(2):184-190, 2009.

Clayton LA, Gore SR. Amphibian emergency medicine. Vet Clin North Am: Exot Anim Pract 10(2):590-594, 2007.

Crawshaw GJ. Amphibian emergency and critical care. Vet Clin North Am: Exot Anim Pract 1(1):207-231, 1998.

Harkewicz K. Amphibian medicine. Proc Joint Conf Assoc Avian Veterinarian and Association of Exotic Mammal Veterinarians. 2009.

Mylniczenko N. Amphibians. In: Manual of Exotic Pet Practice. Mitchell MA, Tully TN (eds). Saunders, St. Louis, 2009. P. 73-111.

Wright KM, Whitaker BR. Amphibian Medicine and Captive Husbandry. Krieger Publishing Co; Malabar, Florida, 2001.

Para citar esta página :

C. Assessing the sick frog or toad. LafeberVet website. Marzo 17, 2012. Disponible en  https://lafeber.com/vet/es/evaluacion-de-la-rana-o-sapo-enfermo/