Índice de Condición Corporal en las Tortugas Marinas

Peso corporal y mediciones

Los cambios en el peso corporal pueden ser indicadores útiles del estado de hidratación y nutrición. Al recibir una tortuga marina, obtenga el peso corporal y las mediciones estandarizadas, incluyendo el largo recto y curvo máximo y mínimo del caparazón y el ancho del caparazón (Figura 1) (Tabla 1). Si es posible, mida la profundidad máxima del cuerpo después que el animal inhale. Tome esta medida tres veces; el promedio es un buen indicador de cambios en el animal.

Medición del ancho recto del caparazón

Figura 1. Medición del ancho recto del caparazón. Foto proporcionada por Terry Norton. Haga clic en la imagen para ampliar.

Tabla 1. Peso corporal de las tortugas marinas hembras adultas y la edad prevista en la madurez (Wyneken 2007, Wyneken 2006)
Especie Peso corporal de la hembra adulta (kg) Edad en que la hembra alcanza la madurez sexual (años)
Tortuga lora (Lepidochelys kempii) 32-49 10-12
Tortuga golfina (Lepidochelys olivacea) 35-45 13
Tortuga carey (Eretmochelys imbricata) 78-91
Tortuga verde (Chelonia mydas) 96-186 28-40
Tortuga boba (Caretta caretta) 170-182 29-30
Tortuga laúd (Dermochelys coriacea) 200-916 11-14

Índice de condición corporal subjetivo

En el Georgia Sea Turtle Center (GSTC), se utiliza una escala de condición corporal basado en un sistema de puntuación de 1-5. Una tortuga que está demacrada, con los ojos hundidos, que tiene una pérdida de la musculatura del hombro y el cuello, así como un tono muscular pobre tendría una puntuación de 1 en la escala. También hay pérdida de grasa inguinal en el espacio inguinal, prominentes elementos esqueléticos en el cráneo y el plastrón, así como la pérdida de tejido blando entre el caparazón y el plastrón (Figura 2). El plastrón puede estar ligeramente hundido o cóncavo (Figura 3). El índice de condición corporal número 2 indica que la tortuga es delgada (Figura 4). Los músculos del cuello son pronunciados y los hombros son delgados y arrugados. El índice de condición corporal número 3 es normal (Figura 5), mientras que el número 4 es robusto (Figura 6) y el 5 es obeso.

Tortuga marina demacrada con un índice de condición corporal de 1

Figura 2. Tortuga marina demacrada con un índice de condición corporal de 1. Foto proporcionada por Terry Norton. Haga clic en la imagen para ampliar.

El plastrón hundido o cóncavo de una tortuga demacrada

Figura 3. El plastrón hundido o cóncavo de una tortuga demacrada. La cabeza está a la derecha y las extremidades posteriores proximales se pueden ver a la izquierda. Foto proporcionada por Terry Norton. Haga clic en la imagen para ampliar.

Tortuga marina con una condición corporal de 2 a 2.5

Figura 4. Tortuga marina con una condición corporal de 2 a 2.5. Foto proporcionada por Terry Norton. Haga clic en la imagen para ampliar.

Tortuga marina con una condición corporal de aproximadamente 3.5 sobre 5

Figura 5. Tortuga marina con una condición corporal de aproximadamente 3.5 sobre 5. Foto proporcionada por Terry Norton. Haga clic en la imagen para ampliar.

Una tortuga marina robusta con una condición corporal de aproximadamente 4

Figura 6. Una tortuga marina robusta con una condición corporal de aproximadamente 4. Foto proporcionada por Terry Norton. Haga clic en la imagen para ampliar.

La evaluación de la condición corporal debe basarse en el examen físico y no sólo en la observación. El edema del tejido subcutáneo es común en las tortugas debilitadas con hipoalbuminemia y puede hacer que la tortuga parezca más robusta.

Índice de condición corporal objetivo

La evaluación objetiva de la condición corporal utiliza una fórmula estándar. El cálculo del índice de condición corporal (ICC) requiere dos mediciones, en el que el ICC = [peso (kg)/largo recto del caparazón (cm 3)] X 10,000 (Tabla 2).

Tabla 2. Relación entre el índice de condición corporal (ICC) objetivo y la interpretación de la evaluación del estado físico de la tortuga marina
Código de condición corporal ICC Interpretación visual subjetiva
0 >1.20 Muy buena
1 1.11-1.20 Robusta
2 1.00-1.10 Normal
3 <1.00 Demacrada

Longitud del caparazón y la madurez sexual

La edad en la que se alcanza la madurez sexual varía entre las especies de tortugas marinas y dentro de las diferentes poblaciones de la misma especie. Por ejemplo, la tortuga boba (Caretta caretta) alcanza la madurez sexual entre los 25 y 35 años de edad, mientras que las investigaciones más recientes sobre la tortuga laúd (Dermochelys coriacea) indican que estas alcanzan la madurez sexual aproximadamente a los 11 a 25 años de edad (Connet 2009, TEWG 2007, Snover 2002).

El inicio de la madurez sexual se relaciona con el tamaño del caparazón. La tortuga entra en la pubertad cuando la longitud del caparazón es de aproximadamente el 75% de la longitud del caparazón de los adultos. A pesar que existe una considerable variabilidad, el tamaño del caparazón aproximado para las tortugas maduras varía de más de 55 cm de largo curvo del caparazón (LCC) en la tortuga lora (Lepidochelys kempii) y la tortuga golfina (Lepidochelys olivacea) a más de 130 cm de LCC en la tortuga laúd (Tablas 3 y 4).

Tabla 3. Largo recto del caparazón (LRC) en tortugas marinas adultas (Wyneken 2007, Wyneken 2006)
Especie LRC de tortuga adulta (cm) LRC de tortuga hembra adulta (cm)
Tortuga golfina (Lepidochelys olivacea) 56-78 60
Tortuga lora (Lepidochelys kempii) 58-75 60
Tortuga verde (Chelonia mydas) 59-117 83-113 (promedio 97)
Tortuga carey (Eretmochelys imbricata) 63-94
Tortuga boba (Caretta caretta) 70-125 75-104 (promedio 92)
Tabla 4. Largo curvo del caparazón (LCC) en tortugas laúd adultas (Dermochelys coriacea) (Wyneken 2007, Wyneken 2006)
  LCC de tortuga adulta (cm) LCC de tortuga hembra adulta (cm)
Intervalo 114-176
Promedio 155 144.5*, 155**
Mínimo 133 133
* Valor promedio de las poblaciones del Pacífico Centroamericano
** Valor promedio para las poblaciones del Caribe

Para obtener información adicional sobre la evaluación física de la tortuga marina, visite el artículo: Examen Físico de la Tortuga Marina Parte 1: Ojos-Oídos-Fosas Nasales-Garganta y Examen Físico de la Tortuga Marina Parte 2.

**Inicia sesión para ver las referencias**

Referencias

Referencias

Conant TA, Dutton PH, Eguchi T, et al. Loggerhead sea turtle 2009 status review under the U.S. Endangered Species Act. NOAA Fisheries website. August 2009. Available at http://www.nmfs.noaa.gov/pr/pdfs/statusreviews/loggerheadturtle2009.pdf. Accessed on May 16, 2014.

Miller JD, Limpus CJ. Ontogeny of marine turtles gonads. In: Lutz PL, Muzick JA, Wyneken J (eds). The Biology of Sea Turtles. Boca Raton, FL; CRC Press: 199–224

Norton TM. Sea turtle rehabilitation. In: Miller RE, Fowler M (eds). Fowler’s Zoo and Wild Animal Medicine Current Therapy Volume 7. St. Louis, MO:Elsevier Saunders;2012:239.

Snover ML. Growth and ontogeny of sea turtles using skeletochronology: methods, validation and application to conservation. Ph.D dissertation, Duke University, Durham, North Carolina. 2002.

Stewart JR, Johnson C, Godfrey MH. The minimum size of leatherbacks at reproductive maturity, with a review of sizes for nesting females from the Indian, Atlantic and Pacific Ocean basins. Herpetological Journal 17(2):123-128, 2007.

Wyneken J, Godfrey MH, Bels V (eds.). Biology of Turtles: From Structures to Strategies of Life. Boca Raton, FL: CRC Press; 2007: 1-408.

Wyneken J, Mader DR, Weber III ES, et al. 2006. Medical care of sea turtles. In: Mader DR (ed). Reptile Medicine and Surgery, 2nd ed. St. Louis, MO: Elsevier Saunders; 2012: 972-1007.

Wyneken J. The Anatomy of Sea Turtles. US Department of Commerce NOAA Technical Memorandum. NMFS-SEFSC-470, 1-172, 2001.

Further reading

Visit Widecast.org for more information on standardized sea turtle measurements.