Coaptación externa en Aves: Vendajes y Férulas

Puntos clave

  • Las lesiones ortopédicas son rara vez una cuestión de vida o muerte. Primero estabilice al paciente y proporcione analgesia y cuidados de apoyo.
  • Los vendajes y férulas son generalmente indicados para la estabilización a corto plazo. La fijación quirúrgica a menudo proporciona el mejor pronóstico a largo plazo.
  • La técnica principal para el apoyo del ala es el vendaje en ocho. Un vendaje alrededor del cuerpo se incorpora para las fracturas del húmero o la cintura escapular.
  • Las férulas laterales son una gran opción para la estabilización del tibiotarso o el tarsometatarso. Las férulas de cinta pueden funcionar mejor para los pacientes pequeños.
  • Aloje a las aves con férulas o vendajes en un recinto de paredes lisas con perchas bajas o sin perchas.

Introducción

Las lesiones ortopédicas traumáticas son relativamente comunes en el paciente aviar. Aunque los huesos de las aves son fuertes cuando están intactos, estos tienden a quebrarse con el impacto ya que las cortezas son delgadas y frágiles (Ponder 2016, Redig 2008, Orosz 2002). La falta de una cobertura abundante de tejido blando a menudo conduce a las fracturas abiertas (Figura 1).

Águila calva juvenil que sufrió de una fractura del ala derecha

Figura 1. Águila calva juvenil (Haliaeetus leucocephalus) que sufrió de una fractura del ala derecha. Autor de la foto: US Fish and Wildlife Service vía Flickr Creative Commons

Los objetivos del tratamiento de las fracturas incluyen: instituir la estabilidad temprana y rígida de los fragmentos de hueso mientras que se mantiene una alineación normal, estimular la distribución equilibrada del peso corporal y limitar el uso del miembro afectado durante el proceso de curación (Redig 2008, Martin & Ritchie 1994). La preservación de los tejidos blandos es de suma importancia para el mantenimiento de la integridad del hueso (Ponder 2016, Redig 2008, Orosz 2002). Asegúrese de inmovilizar las articulaciones proximal y distal al sitio de la fractura para permitir la curación. La evaluación radiográfica de las lesiones ortopédicas debe incluir dos proyecciones ortogonales.

Las lesiones ortopédicas son rara vez emergencias que amenazan la vida, por lo tanto el paciente siempre se debe estabilizar primero. Proporcione analgesia (Tabla 1) y cuidados de apoyo como la fluidoterapia y la alimentación asistida por sonda según sea necesario. Los antibioticos también están indicados en el tratamiento de las fracturas abiertas. Las opciones empíricas populares incluyen la enrofloxacina, la ciprofloxacina, la trimetoprima-sulfametoxazol y la clindamicina. La clindamicina puede estar indicada en casos de osteomielitis (Ponder 2016, Redig 2008, Orosz 2002).

Reposo

El reposo por sí mismo es adecuado para el tratamiento en aves muy pequeñas, como los pinzones y los canarios y/o para las lesiones que no se pueden vendar o reparar quirúrgicamente, como las fracturas de la pelvis. El reposo es más que simplemente confinar el ave a una jaula (Ponder 2016):

  • Coloque el ave en un recinto de paredes lisas, como un acuario, una caja de cartón o una jaula de acrílico para evitar que el ave pueda escalar.
  • Proporcione perchas bajas o no proporcione ninguna percha.
  • Ofrezca alimentos partidos en pedazos pequeños para los pacientes con lesiones en las piernas, especialmente temprano en el proceso de curación.
  • Si el ave se agita, disminuya los niveles de luz para reducir la actividad, aunque una luz adecuada se debe proporcionar al menos dos veces al día para la alimentación.

Otras instrucciones de cuidado en el hogar son estándar. El dueño debe observar los dedos de los pies por cambios en su color o tamaño. El vendaje debe mantenerse limpio y seco.

Principios generales

Generalmente, las férulas o vendajes se aplican sólo para la estabilización a corto plazo de las lesiones ortopédicas, ya que proporcionan una mayor comodidad para el paciente pero la estabilización de la fractura es mínima (Martin & Ritchie 1994). Aunque los pacientes muy pequeños o las aves con fracturas patológicas pueden responder bien a la coaptación externa, las técnicas de fijación externa o interna están asociadas con un mejor pronóstico a largo plazo para la alineación de los huesos y la recuperación de su funcionamiento, sobre todo en las aves de mayor tamaño (Orosz 2002). La coaptación externa es aceptable como una técnica de estabilización primaria sólo cuando una amplitud de movimiento y flexibilidad limitada es satisfactoria después de la curación, cuando el paciente es demasiado pequeño para realizar la reparación quirúrgica, cuando la fractura se desplaza mínimamente o cuando la anestesia y la cirugía podrían poner en peligro la vida del paciente (Martin & Ritchie 1994).

  • Coloque férulas o vendajes bajo anestesia general.
  • Sitúe las extremidades en una posición funcional, de modo que las articulaciones estén dispuestas en ángulos naturales. Utilice la extremidad normal como guía.
  • Arranque las plumas antes de aplicar un vendaje o férula en el miembro pélvico.
  • Incorpore estribos de cinta de esparadrapo para minimizar el deslizamiento.
  • Corte el material de vendaje a la anchura apropiada para evitar que el vendaje sea excesivamente grueso. Un vendaje abultado es incómodo y puede promover la creación de bandas de constricción.
  • Las férulas y vendajes en las aves de gran tamaño deben contener tres capas: venda de algodón, gasa y una capa protectora. Los vendajes en los pacientes más pequeños deben ser más ligeros y con frecuencia contienen sólo una o dos capas.

  • Las aves de compañía, particularmente las especies medianas o grandes, también requieren una capa externa de protección (p. ej. cinta porosa), la cual retrasa la velocidad con la que es destruido el vendaje.
  • Los estribos de cinta de esparadrapo también pueden ayudar a proteger el vendaje (Figura 2).
  • A pesar que un loro puede masticar un poco el vendaje, el picoteo excesivo puede indicar que el vendaje es incómodo o que el dolor que no ha sido tratado adecuadamente.
  • En casos raros o en especies muy grandes, puede ser necesario aplicar un aerosol de manzana amarga y/o colocar collares para proteger el vendaje.
Se pueden aplicar tiras de cinta porosa de distracción (flecha) para reducir al mínimo la masticación de la capa protectora del vendaje en las aves psitácidas

Figura 2. Se pueden aplicar tiras de cinta porosa de distracción (flecha) para reducir al mínimo la masticación de la capa protectora del vendaje en las aves psitácidas. Haga clic en la imagen para ampliar.

Lesiones de los miembros torácicos

Las lesiones del miembro torácico (Figura 3) se pueden observar con un ala caída o la incapacidad para volar (Ponder 2016).

Esqueleto de la cintura pectoral: 6 = Esternón 3 = Clavícula 4 = Coracoides 19 = Escápula 21 = Húmero 23 = Radio 22 = Cúbito 27 = Álula (primer dedo) 24 = Huesos metacarpianos 25, 26 = segundo dedo y tercer dedo (manus)

Figura 3. Esqueleto de la cintura pectoral: 6 = Esternón 3 = Clavícula 4 = Coracoides 19 = Escápula 21 = Húmero 23 = Radio 22 = Cúbito 27 = Álula (primer dedo) 24 = Huesos metacarpianos 25, 26 = segundo dedo y tercer dedo (manus); Autor de la foto: Svtiste vía Wikimedia Commons. Haga clic en la imagen para ampliar.

El vendaje en ocho o vendaje del ala es el método básico de coaptación externa del ala. Tenga en cuenta que la aplicación de este vendaje puede conducir a la compresión, la contracción y la disfunción de la membrana del ala o patagio, si se aplica con demasiada fuerza o no se quita el vendaje cada 2-3 días para la terapia física del patagio (Ponder 2016, Redig 2008).

  • Las fracturas de la cintura escapular o las luxaciones de hombro a menudo mejoran con reposo absoluto en la jaula y las fracturas de la cintura escapular se curan mejor sin vendajes (Scheelings 2014).
  • Los potentes músculos de vuelo causan una distracción significativa de las fracturas humerales. La reparación quirúrgica es necesaria en la mayoría de los casos, sin embargo, una fractura del húmero proximal puede responder mejor a un vendaje en ocho. Un vendaje en ocho con una banda de vientre se puede colocar a corto plazo para proveer soporte a las fracturas de húmero y algunas fracturas de la cintura escapular. La banda de vientre sirve para inmovilizar el ala contra la pared del cuerpo (Figura 4) (Orosz 2002).
    Vendaje en ocho o vendaje del ala. Publicado con el permiso del

    Figura 4. Vendaje en ocho o vendaje del ala. Publicado con el permiso del
    Dr. Patrick Redig del libro
    Medical Management of Birds of Prey, 3ra edición. Haga clic en la imagen para ampliar.

    A.Reúna las plumas primarias, secundarias y terciarias para su inclusión en el vendaje.
    B.Sostenga la punta de un rollo de vendaje contra el borde delantero de las plumas primarias. Luego la gasa se pasa a través del espacio axilar hacia el dorso del ala. Dirija el material de vendaje del interior al exterior sobre la parte superior del ala, esto rodará el ala hacia el interior y evitará que el ala gire hacia al exterior.
    C.A medida que el material de vendaje se pasa alrededor por segunda vez, en vez de pasar a través del espacio axilar, el material se lleva alrededor de la parte delantera del ala y a continuación a través de la axila. Luego continúe por encima, por debajo y en frente del ala.
    D.Alterne el vendaje por delante y detrás del ala hasta que el volumen sea suficiente. Haga un esfuerzo para mantener las plumas primarias de una manera parcialmente extendida para no flexionar demasiado la articulación de la muñeca y para evitar apretar las plumas primarias en una posición anormal (el borde delantero de las plumas primarias debe estar paralelo a las plumas secundarias) (Redig 2008).
    E-F.Cubra la capa de gasa con material de vendaje elástico (p. ej, Vetrap, 3M).
    *Para inmovilizar la articulación del hombro, pase una banda de vientre una o dos veces alrededor del cuerpo. Al comienzo, coloque la cinta en la mitad de la quilla y diríjala hacia el lado opuesto del ala fracturada. Luego pase la cinta por el ala afectada y termine en el nivel medio de la quilla. Asegúrese que uno o dos dedos puedan pasar fácilmente por debajo de la banda, ya que la presión sobre la quilla puede hacer que sea difícil respirar (Redig 2008).

     

  • Las fracturas del antebrazo suelen requerir cirugía para minimizar el riesgo de sinostosis o la formación de un callo o puente entre el radio y el cúbito. La sinostosis limita la flexibilidad del ala y previene el retorno a su funcionamiento normal. Las excepciones a esta regla general incluyen (Orosz 2002):
    1. Fracturas radiales o cubitales no desplazadas en pacientes pequeños: El hueso intacto sirve como férula interna y la fractura puede curarse con un vendaje en ocho.
    2. Fracturas del carpo y metacarpo: Estas lesiones son extremadamente difíciles de manejar y de reparar quirúrgicamente (Redig 2008). Las opciones para la reparación de las fracturas metacarpianas incluyen el vendaje en ocho, la férula de borde curvo y la fijación esquelética externa. El vendaje en ocho y la férula de borde curvo se usan generalmente en las fracturas metacarpianas con desplazamiento mínimo. Las férulas de plástico que se moldean después de ser calentadas y las férulas de aluminio acolchadas se doblan en forma de «L» o «U» a lo largo de la longitud del metacarpo, el carpo y la falange distal y luego se doblan sobre el borde delantero del hueso. Si se utiliza una férula en forma de L, el lado largo se coloca sobre el aspecto ventral del metacarpo y la curvatura de 90° grados sobre el aspecto craneoventral, dejando el extremo corto en dirección dorsal. Si la férula es en forma de «U», coloque el ala dentro de la férula para proporcionar apoyo en el aspecto ventral, dorsal y craneal. Luego se utiliza el vendaje para fijar las férulas en su lugar. Se debe monitorear por inflamación de los tejidos blandos y se debe ajustar la presión según sea necesario (Ponder 2016, Redig 2008, Orosz 2002).

La remoción regular del vendaje del ala y los ejercicios pasivos de movimiento son críticos para mantener la flexibilidad de las articulaciones y el propatagio. Inicialmente, la terapia física deberá realizarse bajo anestesia general. Una buena regla general es realizar los movimientos o ejercicios pasivos en sesiones de 5 minutos dos veces por semana durante las primeras 2 semanas. Los ejercicios de estiramiento y resistencia se alternan con movimientos de amplitud a medida que la extremidad lo permita. Se debe tener cuidado de no sobre extender el ala durante estos ejercicios (Figura 5) (Redig 2008, Orosz 2002).

Passive range of motion exercises in a red-tailed hawk

Figura 5. Ejercicios pasivos de movimiento en un gavilán de cola roja (Buteo jamaicensis). No se debe extender demasiado la extremidad durante estos ejercicios. Autor de la foto: Dra. Christal Pollock

Lesiones de las extremidades pélvicas

Los signos clínicos que se observan con las lesiones de las extremidades pélvicas (Figura 6) pueden incluir la cojera, el apoyo del peso en las piernas de forma desigual, hinchazón localizada, dolor y/o un agarre en la percha desigual (Ponder 2016).

Miembro pélvico aviar

Figura 6.Miembro pélvico aviar. Imagen contribuida por la Dra. Christal Pollock.

El reposo estricto en la jaula puede ser suficiente en un ave pequeña con una fractura pélvica o luxación coxofemoral después de realizar una reducción cerrada. Las fracturas femorales normalmente no se curan con coaptación externa. Por lo tanto, la cirugía está indicada para el retorno a la función normal, aunque el reposo estricto en la jaula puede ser aceptable en las aves pequeñas. También se ha reportado el uso de férulas de spica o de férulas de cinta modificadas, que se extienden hasta la grupa.

Las fracturas tibiotarsales son bastante comunes en el paciente aviar. Las opciones de apoyo incluyen:

    • Férula lateral con una envoltura suave, acolchada y reforzada por una varilla de aluminio, cubierta plástica de una jeringa, bajalenguas o un plástico ligero y moldeable. El plástico moldeable es rígido a temperatura ambiente, pero maleable en agua caliente. Los productos disponibles incluyen Veterinary Thermoplastic (IMEX Veterinary, Inc.), Orthoplast (Johnson & Johnson) y Vetlite, anteriormente conocido como Hexcelite (Jorgenson).
    • La férula de Schroeder-Thomas modificada (Figura 7) se crea utilizando un alambre de tamaño adecuado (p. ej. calibre 14 a 18) que es doblado, moldado y acolchado para que se ajuste al tamaño y forma de la extremidad. Las férulas de Schroeder-Thomas se utilizan generalmente en aves medianas y grandes.
    • Las férulas de Thomas-Schroeder modificadas se hacen generalmente para aves medianas y grandes superiores a los 300 gramos

      Figura 7. Las férulas de Thomas-Schroeder modificadas se hacen generalmente para aves medianas y grandes superiores a los 300 gramos. Publicado con el permiso del Dr. Patrick Redig del libro Medical Management of Birds of Prey, 3ra edición. Haga clic en la imagen para ampliar.

      D-E.El alambre de tamaño adecuado se dobla, da forma y se acolcha para adaptarse a la extremidad. Tenga en cuenta la curvatura en el alambre hacia el exterior justo debajo de la parte circular de la férula. Esto es necesario para alinear correctamente la férula con la pierna del ave. Una férula adecuada debe tener curvas justo debajo de la parte circular y al nivel del corvejón.
      F. Aplique un vendaje ligero a la pierna y conecte el vendaje a la férula utilizando cinta porosa.
      G.*Cubra toda la estructura con una capa de protección, como el Vetrap (3M).
    • Una férula de cinta o férula de Altman se crea mediante la aplicación de piezas de cinta adhesiva o cinta porosa a cada lado de la pierna de aves pequeñas de menos de 150 gramos (Figuras 8-10). Algunos veterinarios aplican adhesivo tisular (Vetbond ®, 3M) para conferir rigidez a la cinta. Las férulas de cinta deben ser removidas bajo anestesia general (Ponder 2016, Redig 2008).
      Se puede crear una férula de cinta mediante la aplicación de piezas de cinta adhesiva o cinta porosa a cada lado de la pierna de aves pequeñas de menos de 150 gramos

      Figura 8. Se puede crear una férula de cinta mediante la aplicación de piezas de cinta adhesiva o cinta porosa a cada lado de la pierna de aves pequeñas de menos de 150 gramos. Posicione la pierna con las articulaciones flexionadas, similar a la posición normal cuando el ave esta sobre una percha. Autor de la foto: Dra. Cyndi Brown. Haga clic en la imagen para ampliar.

      Utilice pinzas mosquito para doblar la cinta lo más cercano posible a la pierna. Finalmente, recorte la cinta para reducir el peso de la férula

      Figura 9. Utilice pinzas mosquito para doblar la cinta lo más cercano posible a la pierna. Finalmente, recorte la cinta para reducir el peso de la férula. Autor de la foto: Dr. Cyndi Brown. Haga clic en la imagen para ampliar.

      Férula de cinta

      Figura 10. Férula de cinta. Foto proporcionada por la Dra. Isabelle Langlois .

Las opciones disponibles para el apoyo del tarsometatarso incluyen la férula lateral, la férula de Schroeder-Thomas y la férula de cinta, la cual incluye estribos en el tobillo (Harcourt-Brown 2002). En las aves que pesan menos de 150 gramos con fracturas cerradas y sin otras complicaciones, una férula de cinta en la que el corvejón se encuentre flexionado, permite que el tibiotarso actúe como una férula para el tarsometatarso (Redig 2008).

El reposo estricto en la jaula es la mejor opción para las fracturas cerradas de los dedos del pie. Otra opción es un vendaje en bola (Figura 11), aunque algunos autores reportan la formación de adherencias y un pobre retorno a la función cuando se utilizan vendajes y férulas. Por lo tanto, se debe monitorear de cerca los pies por signos de pérdida de la viabilidad y necrosis (Harcourt-Brown 2002).

Un vendaje en bola es una opción para el tratamiento de una fractura cerrada del dedo del pie

Figura 11. Un vendaje en bola es una opción para el tratamiento de una fractura cerrada del dedo del pie. Autor de la foto: Dr. Ariana Finkelstein.Haga clic en la imagen para ampliar.

Pododermatitis

La pododermatitis es una infección de la superficie plantar del pie (Figura 12). La pododermatitis se puede desarrollar en la pierna normal o de soporte de cualquier ave con una lesión en la otra pierna. Esta condición es más común en las aves más pesadas, como las aves rapaces y las aves acuáticas. Se debe monitorear a los pacientes con lesiones en las piernas por signos de enrojecimiento y desgaste de las papilas en las plantas de los pies. Los factores que aumentan el riesgo de desarrollar pododermatitis incluyen la obesidad, la desnutrición y el material de percha inapropiado.

Pododermatitis

Figura 12. La pododermatitis se puede desarrollar en la pierna normal o de soporte de cualquier ave con una lesión en la otra pierna. Las lesiones son especialmente comunes en las aves pesadas, como las aves rapaces y las aves acuáticas. Autor de la foto: Dr. Ed Ramsay

Las medidas que se deben tomar para reducir el riesgo de pododermatitis en el paciente aviar incluyen:

  • Reducir gradualmente el peso corporal.
  • Corregir las deficiencias dietéticas y suplementar
    vitamina A según sea necesario.
  • Envolver las perchas con material de vendaje autoadhesivo (p. ej. Vetrap, 3M) o césped artificial. Evite utilizar perchas artificiales y en su lugar proporcione ramas de árboles naturales, ya que las variaciones en el diámetro varía los puntos de presión en los pies.
Tabla 1. Analgésicos comúnmente utilizados en el paciente aviar (Hawkins 2013)
DrogaDosisRutaFrecuenciaComentarios

PO: oral IM: intramuscular SC: subcutánea q: cada

Bupivacaína
(Marcaine, AstraZeneca)
2 mg/kgSC, tópicaEn base a investigaciones realizadas en patos
Buprenorfina HCl
(Buprenex, Reckitt & Colman)
0.05-1.0 mg/kgIMq 8-12h
Tartrato de butorfanol
(Torbugesic, Fort Dodge)
0.5-0.6 mg/kgSC, IMq 8-12h
Carprofeno
(Rimadyl, Pfizer)
2-10 mg/kgPO, SC, IMq 8-12h
1-2 mg/kgIM, IVq 12-24h
Ketoprofeno
(Ketofen, Fort Dodge)
1-10 mg/kgPO, IMq 12h
Lidocaína
(Xylocaine, Abraxis)
1-3 mg/kgTópicaDiluida 1:10
Meloxicam
(Metacam, Boehringer Ingelheim)
1 mg/kgPO, IMq 24hAves rapaces
1 mg/kgPO, IMq 12hAves psitácidas

Referencias