Enfermedad Zoonótica: Encefalitozoonosis en los Conejos Europeos

Puntos clave

  • Muchos conejos son portadores asintomáticos de E. cuniculi.
  • El Encephalitozoon se puede propagar a través del contacto con la orina de conejo.
  • Las personas inmunocomprometidas están en riesgo de desarrollar encefalitozoonosis.
  • La enfermedad clínica en humanos varía.
  • Evite el contacto con la orina de conejos infectados o saludables y siempre utilice buenas prácticas de sanidad.

Introducción

Los beneficios físicos y psicológicos de la tenencia de mascotas han sido bien establecidos (Friedman 2009), sin embargo el contacto cercano con los animales domésticos no está exento de riesgos, incluyendo la posibilidad de transmisión de enfermedades zoonóticas. No hay enfermedades zoonóticas graves que pueden transmitirse de los conejos a los seres humanos sanos (Mitchell 2005), pero los conejos pueden llevar un número de patógenos potenciales, incluyendo el Encephalitozoon cuniculi (Figura 1).

Los conejos que se tienen como mascotas pueden llevar un número de patógenos potenciales, incluyendo el Encephalitozoon cuniculi

Figura 1. Los conejos que se tienen como mascotas pueden llevar un número de patógenos potenciales, incluyendo el Encephalitozoon cuniculi. Crédito de la foto: Alex vía Flickr Creative Commons.

Portadores asintomáticos

Encephalitozoon cuniculi es un parásito microsporidio intracelular obligatorio que puede infectar una amplia gama de mamíferos, incluyendo a los seres humanos. El huésped principal de E. cuniculi es el conejo. Las infecciones en los conejos son generalmente subclínicas (Künzel 2010).

Transmisión

La transmisión de E. cuniculi en los conejos es a través de contacto oral con orina (Künzel 2010). Los seres humanos están expuestos a las esporas a través del contacto con la orina de conejo.

Quién está en riesgo?

Poco se sabe sobre la prevalencia o la importancia de la infección con Encephalitozoon spp. en individuos inmunocompetentes (Khan 2001). Los estudios serológicos sugieren que la exposición humana a microsporidios puede ser común, pero sin ningún significado clínico (Van Gool 2004).
Aunque E. cuniculi es una causa poco frecuente de infección en pacientes humanos, la microsporidiosis se considera una infección emergente y oportunista en pacientes con SIDA. Las complicaciones debidas a la infección por E. cuniculi se han reportado en pacientes severamente inmunocomprometidos incluyendo (Didler 2000, Fournier 2000, Mathis 2005, Kodjikian 2005):

  • Pacientes infectados por el VIH
  • Receptores de trasplante de órganos
  • Linfocitopenia idiopática de células T CD4 +
  • Niños pequeños y ancianos
  • Personas que utilizan lentes de contacto

La enfermedad en los seres humanos

Reportes clínicos de la infección por E. cuniculi han descrito una amplia gama de órganos afectados incluyendo (Didler 2000, Fournier 2000, Khan 2001, Mathis 2005)

  • Peritonitis
  • Hepatitis, necrosis hepática granulomatosa
  • Insuficiencia renal
  • Neumonía, sinusitis, rinitis
  • Mialgia
  • Otitis media
  • Deficiencia visual, queratoconjuntivitis
  • Trastorno convulsivo

Hay también un informe de infección diseminada por E. cuniculi en el cerebro de un paciente de SIDA (Weber 1997).

Prevención y control

Evite el contacto con la orina de conejos infectados o saludables y siempre practique una buena higiene al manipular animales.

Referencias

Referencias

Anane S, Attouchi H. Microsporidiosis: epidemiology, clinical data and therapy. Gastroentenrol Clin Biol 34(8-9):450-464, 2010.

Didler ES, Didler PJ, Snowden KF, Shadduck JA. Microsporidiosis in mammals. Microbes Infect 2(6):709-720, 2000.

Fournier S, Liguory O, Sarfati C, et al. Disseminated infection due to Encephalitozoon cuniculi in a patient with AIDS: case report and review. HIV Med 1(3):155-161, 2000.

Friedman E, Son H. The human-companion animal bond: how humans benefit. Vet Clin North Am Small Anim Pract 39(2):293-326, 2009.

Khan IA, Moretto M, Weiss LM. Immune response to Encephalitozoon cuniculi infection. Microbes Infect 3(5):401-405, 2001.

Kodjikian L, Garweg JG, Nguyen M, et al. Intraocular microsporidiosis due to Encephalitozoon cuniculiin a patient with idiopathic CD4+ T-lymphocytopenia. Int J Med Microbiol 294(8):529-533, 2005.

Künzel F, Joachim A. Encephalitzoonosis in rabbits. Parasitol Res 106(2):299-309, 2010.

Mathis A, Weber R, Deplazes P. Zoonotic potential of the microsporidia. Clin Microbiol Rev 18(3):423-445, 2005.

Mitchell MA, Tully TN. Zoonotic diseases. In: Quesenberry KE, Carpenter JW (eds). Ferrets, Rabbits, and Rodents: Clinical Medicine and Surgery, 2nd ed. Philadelphia; WB Saunders; 2003. P. 433.

Ozkan O, Ozkan AT, Zafer K. Encephalitozoonosis in New Zealand rabbits and potential transmission risk. Vet Parasitol 179(1-3):234-237, 2011.

Van Gool T, Biderre C, Delbac E, et al. Serodiagnostic studies in an immunocompetent individual infected with Encephalitozoon cuniculi. J Infect Dis 189(12):2243-2249, 2004.

Weber R, Deplazes P, Flepp M, et al. Cerebral microsporidiosis due to Encephalitozoon cuniculi in a patient with human immunodeficiency virus infection. N Engl J Med 337(7):474-478, 1997.