Colocación del Tubo Nasogástrico en el Conejo

Video

Video producido por el Dr. M. Scott Echols y narrado por la Dr. Marla Lichtenberger. El guión del video fue adaptado en base al artículo de la Dr. Paul-Murphy por la Dr. Christal Pollock. El guión fue revisado por los Drs. M. Lichtenberger , M.S. Echols, N. Antinoff y S. Orosz.

Introducción

Cuando un conejo se encuentra débil, esta deshidratado y no ha consumido alimentos por más de 24 horas, el uso de una sonda nasogástrica (NG) puede ser menos estresante y más eficiente que la alimentación con jeringa (Figura 1). La intubación nasogástrica también está indicada en conejos que serán sometidos a cirugía de la cavidad oral, el esófago, el estómago o del tracto biliar. La alimentación enteral es un componente esencial en la recuperación de una enfermedad ya que ofrece calorías, rehidrata el contenido del estómago, promueve la motilidad gastrointestinal y evita la lipidosis hepática. Los conejos anoréxicos con sobrepeso tienen un mayor riesgo para el desarrollo de lipidosis hepática.

La colocación y utilización de un tubo nasogástrico puede ser más exitosa que la alimentación con jeringa en el conejo debilitado, deshidratado y que no ha consumido alimentos por más de 24 horas

Figura 1. La colocación y utilización de un tubo nasogástrico puede ser más exitosa que la alimentación con jeringa en el conejo debilitado, deshidratado y que no ha consumido alimentos por más de 24 horas. Haz clic en la imagen para agrandar.

Equipo necesario:

  • Tubo pediátrico de alimentación (#3.5 a 8) suave y flexible (tubo de Argyle, Kendall Company). Este tubo es más suave que un catéter de caucho rojo y no se necesita de un estilete. Seleccione un tubo # 8 para los conejos (Oryctolagus cuniculus) más grandes y un tubo # 5 para conejillos de indias (Cavia porcellus) grandes. Utilice un tubo # 3.5 en conejillos de indias pequeños.
  • Anestesia local (p.ej. gel de lidocaína al 2%, lidocaína viscosa o clorhidrato de proparacaína) *
  • Jeringa, 6-12 ml
  • Lubricante a base de agua
  • Cinta
  • Material de sutura o grapas quirúrgicas, cinta porosa blanca, porta-agujas, pegamento quirúrgico y guantes de látex.

Técnica:

  1. Determine la longitud del tubo necesario para alcanzar el estómago midiendo desde la punta de la nariz hasta la última costilla (Figura 2). Marque este punto en el tubo con un trozo de cinta o con un marcador permanente. Determine el volumen necesario para irrigar la sonda.

    Determine la longitud del tubo que se necesita para alcanzar el estómago midiendo desde la punta de la nariz hasta la última costilla

    Figura 2. Determine la longitud del tubo que se necesita para alcanzar el estómago midiendo desde la punta de la nariz hasta la última costilla. Haz clic en la imagen para agrandar.

  2. Aplique un anestésico local en las fosas nasales del conejo al menos 2-3 minutos antes de la colocación del tubo. Aplique en ambas fosas nasales en caso que la colocación del tubo se deba intentar en la otra fosa nasal. Brevemente eleve la cabeza para promover el revestimiento de la mucosa nasal con el anestésico local (Figura 3).

    Aplique un anestésico local en ambas fosas nasales

    Figura 3. Aplique un anestésico local en ambas fosas nasales. Haz clic en la imagen para agrandar.

  3. El asistente debe restringir de forma adecuada al conejo. Proteja la espalda y extienda la cabeza, asegurándose que el cuello este recto para evitar la compresión de la tráquea.
  4. Con una cantidad generosa de lubricante en la punta del tubo nasogástrico, inserte suavemente el tubo en el aspecto ventromedial del meato nasal ventral (Figura 4). No utilice un estilete ya que la mucosa esofágica es delicada y se puede desgarrar fácilmente.

    Incline la cabeza hacia arriba para insertar suavemente el tubo en el meato nasal ventral

    Figura 4. Incline la cabeza hacia arriba para insertar suavemente el tubo en el meato nasal ventral. Dirija el tubo de forma ventromedial. Haz clic en la imagen para agrandar.

  5. Los conejos que no toleran la intubación nasogástrica con la ayuda de un anestésico tópico, necesitarán de una fuerte sedación o anestesia ligera para colocar la sonda nasogástrica.
  6. Avance el tubo hasta que la punta llegue al estómago (marcado previamente en el paso # 2) (Figura 5).
    Una vez que el tubo está en el meato nasal ventral, coloque el cuello en una posición flexionada normal para permitir que el tubo se deslice en la orofaringe y el esófago en lugar de la tráquea

    Figura 5. Una vez que el tubo está en el meato nasal ventral, coloque el cuello en una posición flexionada normal para permitir que el tubo se deslice en la orofaringe y el esófago en lugar de la tráquea. Haz clic en la imagen para agrandar.

    Si se encuentra resistencia, retroceda el tubo suavemente y luego trate de pasarlo gentilmente mientras gira el tubo. Si el tubo todavía no puede pasar, coloque el tubo en el otro orificio nasal. Ocasionalmente una raíz dental alargada puede causar resistencia.

  7. Compruebe la colocación correcta del tubo utilizando más de un método:
    • Aspire contenido gástrico.
    • Obtenga una radiografía lateral para confirmar la posición del tubo (Figura 6). Algunos tubos tienen un marcador radiodenso o si es necesario una pequeña cantidad de material de contraste no-yodado se puede instilar en el tubo.
    • El tubo también puede ser palpado en el esófago, aunque esto es difícil de realizar con tubos de diámetro pequeño.
    • También se puede inyectar aire a través del tubo, mientras que se ausculta el estómago por sonidos de gorgoteo.
      Un método para verificar la ubicación del tubo es tomar una radiografía laterals

      Figura 6. Un método para verificar la ubicación del tubo es tomar una radiografía lateral. Haz clic en la imagen para agrandar.

      *No irrigue el tubo con agua, ya que un conejo deprimido o sedado probablemente no toserá si el tubo está en la tráquea.

  8. Asegure el tubo a la nariz usando tiras de cinta y sutura (Figura 7). Se puede asegurar aún más el tubo entre las orejas, donde se pueden aplicar grapas quirúrgicas (Figura 8).
    El tubo puede ser asegurado a la nariz utilizando cinta y sutura

    Figura 7. El tubo puede ser asegurado a la nariz utilizando cinta y sutura. Haz clic en la imagen para agrandar.

    La sonda nasogástrica también puede ser fijada entre las orejas

    Figura 8. La sonda nasogástrica también puede ser fijada entre las orejas. Haz clic en la imagen para agrandar.

    Otro método utiliza pegamento quirúrgico y una pieza cortada de un guante de látex. Inserte su dedo índice en un guante de látex y coloque el dedo firmemente sobre el tubo a medida que pasa por la nariz del conejo. Aplique abundante pegamento quirúrgico entre el guante y el tubo, sosteniendo el tubo en su lugar hasta que el pegamento se haya comenzado a secar. A continuación, retire con cuidado el dedo del guante y corte todo menos un pequeño parche que cubra y ancle el tubo.

  9. Dirija la parte libre del tubo hacia arriba entre los ojos y los oídos y a lo largo de la parte posterior de la cabeza.
  10. Tape la abertura del tubo para evitar que el aire se acumule dentro del estómago.
  11. Los conejos generalmente toleran los tubos nasogástricos bien y lo mejor es evitar los collares isabelinos en los conejos. Sin embargo si es necesario, el uso de un collar suave durante la recuperación ayuda a evitar la extracción prematura del tubo y es generalmente bien tolerado.

Alimentación a través de la sonda

Adicione Emeraid herbivore lentamente con una jeringa en la sonda nasogástrica cada 6 horas. Utilice una jeringa pequeña (p.ej. 3 ml o menos) para minimizar la presión ejercida sobre el tubo de diámetro pequeño (Figura 9). Emeraid herbivore es una dieta elemental diseñada para el herbívoro en estado crítico, por lo que es especialmente adecuada para la alimentación de un conejo que requiere de la colocación de una sonda nasogástrica. El Emeraid herbivore pasa fácilmente a través de un tubo # 5; la fórmula debe ser diluida ligeramente para que pase a través de un tubo # 3.5 (Dr. Marla Lichtenberger, comunicación personal, Junio 21 de 2011). Critical Care Fine Grind (Oxbow Animal Health; Murdock, NE) es un producto alternativo.

Small-diameter nasogastric tube using a small syringe

Figura 9. Usando una jeringa pequeña, lentamente administre la comida cada 6 a 8 horas para minimizar la presión sobre el tubo nasogástrico. Haz clic en la imagen para agrandar.

Después de cada comida administre 5-6 ml de agua para mantener el tubo patente y observe la producción de materia fecal cuidadosamente. Excrementos ligeramente blandos son observados típicamente dentro de 12-36 horas.

Continúe ofreciendo vegetales, heno y agua en todo momento ya que el conejo puede comer y beber alrededor del tubo.

Remoción del tubo

La sonda nasogástrica puede dejarse en su lugar durante semanas o hasta que el conejo este comiendo por sí mismo y esté produciendo heces. El tubo se puede remover fácilmente en el conejo consciente.

Contraindicaciones y complicaciones potenciales

Las contraindicaciones absolutas para la intubación nasogástrica incluyen el trauma severo en el tercio medio facial o una cirugía nasal reciente. Las contraindicaciones relativas son también bastante raras e incluyen coagulopatías, estenosis esofágica y la ingestión de sustancias alcalinas o cáusticas.

En el campo de la medicina humana, las complicaciones reportadas varían ampliamente de 0.3% a 8.0%. Los problemas más comunes están relacionados con el tubo e incluyen la formación de nudos, curvatura del tubo, rotura del tubo o la obstrucción del tubo y la posterior ruptura al tratar de alimentar con la jeringa. La epistaxis también puede ocurrir, pero generalmente se puede evitar al aplicar lubricante generosamente en la punta del tubo y al utilizar una técnica gentil. La descarga nasal también se puede observar si el tubo causa irritación o contaminación del tracto respiratorio inferior. En estos casos, se debe retirar el tubo y empezar terapia con antibióticos (Figura 10). Otras complicaciones potenciales poco comunes incluyen la colocación bronquial del tubo que conlleva a atelectasia, neumonía y absceso pulmonar. En algunos conejos, la colocación del tubo o de un collar isabelino puede ser muy estresante, especialmente para el conejo severamente debilitado y esto puede conducir al desarrollo de estasis gastrointestinal secundaria.

Nasogastric tube nasal discharge

Figura 10. Retire el tubo inmediatamente si observa descarga nasal. Haz clic en la imagen para agrandar.

Conejo

A diferencia de otros mamíferos, los conejos machos no tienen pezones. Las hembras pueden tener cuatro o cinco pares de glándulas mamarias.

La mastitis quística no infecciosa se puede observar en hembras reproductoras y no-reproductoras. Las glándulas afectadas están hinchadas, no son dolorosas, son firmes al tacto y tienen una descarga serosa o serosanguínea. Las glándulas mamarias quísticas pueden progresar e incorporarse, hasta que finalmente se producen cambios malignos que conducen al desarrollo de adenocarcinoma mamario invasivo, el cual es común en hembras multíparas de mediana a mayor edad. Se puede producir metástasis a los ganglios linfáticos regionales, los pulmones y otros órganos.

Referencias

Referencias

Brown C. Nasogastric tube placement in the rabbit. Lab Anim 39(1):14-15, 2010.

Paul-Murphy J. Critical care of the rabbit. Vet Clin North Am: Exot Anim Pract 10(2):437-461, 2007.

Pillai JB, Vegas A, Brister S. Thoracic complications of nasogastric tube: review of safe practice. Interact Cardio Vasc Thorac Surg 4(5):429-433, 2005.