Intoxicación por Metales Pesados en Aves

Puntos clave

  • La intoxicación por metales pesados en las aves más comúnmente se produce por la ingestión de sustancias que contienen plomo o zinc.
  • El plomo que se ingiere puede ser absorbido por el tracto gastrointestinal y luego absorbido por los tejidos blandos y finalmente por el hueso.
  • El plomo afecta a todos los órganos principales y puede causar daños en el tracto gastrointestinal, las células rojas de la sangre, los riñones y el hígado.
  • Los signos clínicos de intoxicación por metales pesados pueden incluir signos no específicos de enfermedad, signos gastrointestinales, problemas del tracto urinario y déficits neurológicos.
  • El diagnóstico antemortem de intoxicación por metales pesados se basa en los niveles sanguíneos de plomo o zinc. En algunos, PERO NO TODOS los casos, el plomo ingerido también es visible en las radiografías.
  • Retire el metal pesado de los tejidos de las aves con un agente de quelación como el edetato de calcio disódico.
  • Los pedazos de metal pesado en el tracto digestivo pueden ser removidos a través de endoscopia, cirugía o mediante lavado gástrico.

Introducción

La intoxicación por metales pesados en las aves ocurre más comúnmente por la ingestión de sustancias que contienen plomo o menos comúnmente zinc. La intoxicación aguda por metales pesados se observa ocasionalmente en las aves de compañía que ingieren o mastican objetos que contienen el metal, debido a su naturaleza curiosa y deseo innato de forrajear. La intoxicación crónica por plomo afecta con más frecuencia a aves silvestres como los patos, gansos, cisnes y colimbos (Figura 1). La intoxicación por plomo en las aves silvestres es más frecuente durante la migración a finales del otoño y principios de primavera. En zonas con bastante contaminación, la intoxicación puede ser observada en cualquier momento del año. La intoxicación por plomo también ocurre ocasionalmente en aves de caza de tierras altas como la paloma Huilota (Zenaida macroura), el pavo salvaje (Meleagris gallopavo), los faisanes y las codornices. La intoxicación por plomo también ha sido reportada en pequeños mamíferos, como los mapaches (Procyon lotor) y aves rapaces, presumiblemente al ingerir presas contaminadas por plomo.

ducks dabbling FCC

Figura 1. Las aves acuáticas como el ánade real, pueden estar expuestas al plomo a través de la ingestión de perdigones de plomo, fragmentos de balas y plomadas de pesca. Crédito de la foto: nature80020 vía Flickr Creative Commons. Haga clic en la imagen para ampliar.

Plomo

El plomo es relativamente insoluble. Después de la ingestión, pequeñas cantidades son absorbidas a través del tracto gastrointestinal y se liberan en el torrente sanguíneo. La presencia de arenilla o gravilla en el ventrículo aumenta la absorción de plomo, que se retiene y acumula primero en los tejidos blandos y eventualmente en el hueso.

El plomo causa daño endotelial, mientras que también inhibe las enzimas necesarias para el metabolismo celular. Los cambios patológicos pueden incluir: Pathologic changes may include:

  • Necrosis epitelial en el sistema gastrointestinal
  • Aumenta la fragilidad de los eritrocitos
  • Supresión de la médula ósea que conduce a la inhibición de la producción y la función normal de los eritrocitos
  • Daño a los capilares en el cerebro lo cual resulta en edema cerebral

Lead may be found in many household items (see Box 1):

Recuadro 1. Fuentes de plomo
  • Pintura con plomo (sobre todo en las casas más viejas)
  • Jaulas de metal antiguas o importadas
  • Compuestos de yeso y calafateo, materiales para techos
  • Baterías
  • Soldadura
  • Pesas para las cortinas
  • Plomadas de pesca, cabezas plomadas
  • Perdigones
  • Vitrales
  • Candelabros
  • Papel de aluminio en las botellas de champán
  • Linóleo
  • Cerámica incorrectamente vidriada
  • Pelotas de golf

Aunque los perdigones de plomo han sido prohibidos para la caza de aves acuáticas en los Estados Unidos, los perdigones de plomo utilizados anteriormente siguen presente en las vías fluviales. La ingestión entre uno y tres perdigones de plomo se ha reportado como letal en las aves acuáticas (Beasley 1999).

Signos clínicos de la intoxicación por plomo

Las aves pueden presentar una variedad de signos clínicos en función de la tasa de exposición a la toxina. En casos de exposición aguda, las aves típicamente muestran signos no específicos de la enfermedad, así como problemas asociados con el tracto gastrointestinal, tracto urinario y/o el sistema nervioso (Recuadro 2).

Recuadro 2. Signos de intoxicación aguda por plomo en aves
Signos no específicos de enfermedad Debilidad o depresión, palidez y anorexia

Signos gastrointestinales Anorexia, diarrea (p. ej. heces sueltas, oscuras o negras)
Signos urinarios Hematuria o hemoglobinuria, particularmente en los loros amazónicos (Amazona spp.)
Signos neurológicos Contracciones, dando vueltas en círculos, convulsiones y/o ceguera

La exposición crónica a la toxina puede estar asociada con todos los signos mencionados anteriormente, así como la pérdida gradual de peso.
 

Diagnóstico de la intoxicación por plomo

  • Una historia de exposición a plomo debería aumentar significativamente el índice de sospecha.
  • Si se sospecha de intoxicación por plomo, realice un hemograma completo o como mínimo un hematocrito. Se puede observar una anemia leve a moderada, sin embargo, el punteado basófilo es extremadamente raro en aves (Recuadro 3).
Recuadro 3. Diagnóstico de la intoxicación por plomo
Historia de exposición Anemia leve a moderada
Hematología Anemia leve a moderada (punteado basófilo es raro en aves)
Radiografías Densidad metálica
Niveles en sangre entera Plomo > 0.2 ppm
  • También se recomiendan las radiografías, ya que algunos, PERO NO TODOS los casos de intoxicación por plomo revelarán una densidad metálica discreta dentro del tracto gastrointestinal (Figura 2). En un estudio de ánades reales (Anas platyrhynchos) dosificados con perdigones de plomo, sólo el 1.2% tenía un perdigón en su ventrículo durante la necropsia (Rodríguez 2010).

    Lead xray showing metal density

    Figura 2. Densidad metálica en el ventrículo. Imagen proporcionada por el Dr. Greg Rich. Haga clic en la imagen para ampliar.

  • Obtenga sangre entera heparinizada para medir los niveles de plomo. En presencia de signos clínicos, los niveles de plomo en la sangre por encima de 0.2 ppm son sugestivos de la toxicidad por plomo. Aunque está disponible comercialmente un equipo de prueba portátil, la ruta más directa para pruebas de laboratorio de metales pesados es enviar una muestra a:
    • Michigan State University Diagnostic Center for Population and Animal Health
    • University of Minnesota Veterinary Diagnostic Laboratory
    • Utah State University Veterinary Diagnostic Laboratory
  • La inhibición de la enzima, ácido δ-aminolevulínico deshidratasa (ALAD) también se produce con la intoxicación por plomo y los niveles de ALAD se pueden medir. Los niveles de ácido δ-aminolevulínico deshidratasa se han descrito principalmente en estudios de animales silvestres; ALAD normalmente no se mide en el cuidado de aves de compañía.
  • Los hallazgos en la necropsia de las aves silvestres reportados más consistentemente incluyen una vesícula biliar agrandada, un proventrículo impactado y un revestimiento del ventrículo agrietado y descamado, con o sin perdigones de plomo presentes. Obtenga muestras del hígado y los riñones para medir los niveles de plomo en los tejidos.

Tratamiento de la intoxicación por plomo

Hay tres objetivos para el tratamiento de la toxicidad por metales pesados:

  • Estabilice al paciente al proporcionar cuidado de apoyo, tal como calefacción adicional, fluidos para prevenir la deshidratación y medicamentos para detener los temblores o convulsiones.
  • Remueva los metales pesados de los tejidos corporales con un agente de quelación:
    • Edetato de calcio disódico (EDTA, 3M Pharmaceuticals) 30-35 mg/kg IM BID x 5 días.
    • Ácido dimercaptosuccínico (DMSA o Succimer) 25 mg/kg PO SID x 10 días. En base a un estudio de evaluación de agentes quelantes en cacatúas ninfas. DMSA se administra por vía oral y puede ser más fácil de administrar en casa por los dueños que otros agentes quelantes, sin embargo, DMSA tiene un margen estrecho de seguridad por lo que este medicamento siempre se debe utilizar con precaución (Denver, 2000).
    • D-penicilamina (Cuprimine, Merck) 30 mg/kg PO BID x 7 días como mínimo.
  • Si una fuente de metales pesados se ve en las radiografías, la eliminación del plomo del
    tracto gastrointestinal a través de endoscopía, cirugía o lavado gástrico puede estar indicada. Los lubricantes tales como el aceite mineral o aceite de maíz, catárticos (p. ej. sulfato de magnesio) o agentes densos como la mantequilla de cacahuate, psilio o productos de celulosa orales también se pueden usar para eliminar metales pesados desde el tracto digestivo.

La eliminación de partículas a base de hierro utilizando un catéter de alimentación cargado con imanes de aleación de neodimio-ferro-boro también se ha descrito.

Prevención de la intoxicación por plomo

Debido a que los loros de compañía son curiosos por naturaleza, puede ser un reto evitar que mastiquen e ingieran objetos indeseables. Las aves siempre deben ser supervisadas durante su tiempo fuera de la jaula y los dueños deben eliminar todas las fuentes conocidas de metales pesados o limitar la exposición a áreas con metales pesados (Recuadro 1).

El control de las áreas problemáticas para las aves silvestres consiste en arar para reducir la disponibilidad de perdigones. El uso de acero no tóxico o de bismuto para la caza de aves acuáticas también se requiere ahora en los Estados Unidos. Este cambio de plomo a perdigones no tóxicos ha reducido el número de aves que mueren de intoxicación por plomo en los Estados Unidos. Canadá y los Estados Unidos y también están considerando la prohibición de plomadas de pesca.

Zinc

El zinc es un metal o mineral esencial para la salud. El zinc está involucrado en la replicación celular y en el desarrollo del cartílago y el hueso (McDonald 2006). Los órganos primariamente afectados en la intoxicación por zinc son los riñones y el páncreas.

Fuentes de zinc

La toxicidad por zinc por lo general surge de la ingestión de alambre galvanizado o cuerpos extraños metálicos como monedas acuñadas después de 1983 (Recuadro 4). Un centavo contiene aproximadamente 2,440 mg de zinc elemental (Richardson 2006).

Recuadro 4. Fuentes de zinc
  • Clips y alambres galvanizados
  • Algunas jaulas con recubrimiento en polvo
  • Arandelas, tuercas y tornillos
  • Botones de presión, candados, algunos juguetes
  • Centavos acuñados en 1983 o más tarde
  • Crema o ungüento de óxido de zinc

El alambre galvanizado es otra fuente común de intoxicación por zinc en los loros, especialmente el alambre barato importado. Las aves de aviario son a menudo alojadas en jaulas de alambre de acero galvanizado. Las jaulas galvanizadas pueden contener hasta un 99.9% de zinc, sin embargo, estas también pueden contener plomo (Platt 2006). Los platos galvanizados nunca deben ser utilizados ya que el zinc puede filtrarse en el agua.

El recubrimiento en polvo es un capa de protección para la jaula. Mientras que las fórmulas difieren con los fabricantes, la mayoría no contienen zinc. Sin embargo, algunas jaulas con recubrimiento de polvo importadas utilizan zinc para agilizar la fijación de la capa de polvo (Richardson 2006).

El zinc que se encuentra en los perdigones de hierro revestidos con zinc puede filtrarse en el medio ambiente. Las aves acuáticas pueden ingerir vegetación y sedimentos contaminados por el zinc (Platt 2006).

Un número de páginas web reportan que el adhesivo en los rollos de toallas de papel y papel higiénico contiene cantidades significativas de zinc, sin embargo, esto parece ser más una leyenda urbana que un hecho.

Una vez medimos el contenido de zinc en el adhesivo en los rollos de papel y los comparamos con las necesidades nutricionales de zinc en los pollos; suponiendo que los requisitos en un loro serían similares, hemos sido capaces de demostrar que si un loro se come el rollo de papel con el pegamento que contiene zinc, todavía habría una necesidad de suplementar zinc para satisfacer las necesidades nutricionales de las aves. (Speer 2010, Veterinary Information Network).

Signos clínicos de la intoxicación por zinc

As with lead toxicity, signs of zinc toxicity can be vague and non-specific, but clinical signs are often related to disease of the gastrointestinal tract, pancreas, kidneys and/or central nervous system. Although this is a bit controversial and reports are anecdotal, zinc toxicity has also been associated with an “extreme” loss of plumage and feather damaging behavior (Box 5).

Recuadro 5. Signos clínicos de la intoxicación por zinc
  • Letargo
  • Estasis del buche, regurgitación
  • Diarrea verde o amarilla
  • Pérdida de peso
  • Convulsiones
  • Paresia
  • Poliuria/polidipsia
  • Pérdida de plumas? Destrucción del plumaje?

Aunque es un poco controversial y los informes son anecdóticos, la toxicidad de zinc también se ha asociado con una pérdida «extrema» y destrucción del plumaje.

Diagnóstico de la intoxicación por zinc

La base de datos mínima en la intoxicación por zinc puede ser relativamente poco notable. Una anemia regenerativa leve a moderada debido a la pérdida de eritrocitos se ha descrito en la intoxicación por zinc (Recuadro 6). Debido a que la intoxicación por zinc normalmente resulta de la exposición crónica al polvo de metal fino, una densidad metálica se observa raramente en las radiografías.

Recuadro 6. Pruebas de diagnóstico para la intoxicación por zinc
Hematologia Niveles en sangre entera
Anemia leve a moderada Zinc > 2 ppm

Los rangos normales de zinc en la sangre solamente se entienden escasamente para una variedad de especies. Adicionalmente, en una prueba de intoxicación por zinc inducida en cacatúas ninfas, los niveles de zinc en la sangre demostraron ser muy inconsistentes para el diagnóstico (Howard 1992). Parte de la confusión proviene del hecho de que el zinc es un nutriente esencial. La homeostasis normal regula los niveles de zinc en base a las variaciones en el contenido gastrointestinal, la biodisponibilidad y las necesidades nutricionales individuales. Variaciones diurnas significativas en los valores de zinc también se han documentado en 15 psitácidas adultas (Rosenthal 2005).

Sin embargo, en presencia de signos clínicos, los niveles de zinc en sangre superiores a 200 μg/dl (o 2 ppm) son indicativos de toxicidad. Se debe obtener sangre entera heparinizada para medir los niveles de zinc. Tenga cuidado en cómo se extrae y se almacena la sangre para evitar la contaminación de la muestra.

  • Aunque los tubos microtainers se utilizan normalmente para las aves de compañía, recuerde que los tapones de goma en los tubos rojos contienen zinc. La presencia de caucho puede causar una elevación artificial en los niveles de zinc.
  • Los tubos con tapa azul real son una alternativa para la prueba de zinc y otros metales.

El páncreas es el tejido de elección para el análisis post-mortem de zinc (Recuadro 7). Muestras de hígado y los riñones también pueden ser recogidas para medir los niveles de zinc en los tejidos.

Recuadro 7. Niveles pancreáticos de zinc en las cacatúas ninfas (Dumonceaux 1994)
Normal 26.11 μg/gramo (en base al peso seco)
Tóxico 312.4-2418 μg/gramo

Las lesiones patológicas importantes que se observan con la intoxicación por zinc incluyen el íleo y la degeneración focal mononuclear del hígado, los riñones y el páncreas (LaBonde 1995). La pancreatitis necrotizante y ventriculitis erosiva son otras manifestaciones comunes. Histológicamente, la capa protéica del ventrículo se interrumpe y hay ulceración de la mucosa subyacente y displasia de las glándulas ventriculares.

Tratamiento de la intoxicación por zinc

Los objetivos para el tratamiento son los mismos que con la intoxicación por plomo. La diferencia más importante es que el zinc no se almacena en el hueso y por lo tanto los niveles de sangre y tejidos se equilibran más rápido. Esto significa que la respuesta a la terapia de quelación es también más rápida (LaBonde 1995).

Prevención de la intoxicación por zinc

El restregar completamente la jaula galvanizada nueva con una solución ligeramente ácida como el vinagre y luego secarla con cuidado puede reducir los niveles de zinc.

Cobre

La intoxicación por cobre es poco común en las aves. Las fuentes de cobre incluyen alambre, centavos acuñados antes de 1982, sulfato de cobre, pinturas anti-incrustantes y posiblemente municiones a base de cobre (Christian Franson 2011). Una importante fuente de intoxicación aguda por cobre en las aves acuáticas silvestres son los cuerpos de agua ácidos metalíferos.

Los signos clínicos de la intoxicación por cobre pueden incluir la depresión, debilidad, anemia, convulsiones y coma. La decoloración negra del parénquima es un hallazgo macroscópico importante. Las lesiones histopatológicas comunes incluyen la necrosis proventricular y ventricular, hemorragia y/o congestión ventricular, erosión y ulceración de la capa protéica y hemorragia duodenal (Isanhart 2011).

Como con el zinc, se han documentado variaciones diurnas significativas en los niveles de cobre en la sangre (Rosenthal 2005).

Hierro

La toxicosis por hierro en los loros de compañía puede ser el resultado de la exposición a comederos de hierro que están desportillados o astillados. Los signos clínicos no específicos predominan tales como el letargo, la emaciación y la anorexia. La deferoxamina es el tratamiento de elección en los mamíferos, pero el edetato de calcio disódico (EDTA) también funciona bien (LaBonde 1995).

Para obtener más información acerca de la sobrecarga de hierro, consulte la Enfermedad por Almacenamiento de Hierro en las Aves.

Referencias